Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Compartir en Google+

ARTES CREATIVOS: Danzando para Dios (1)

cd757f002_a.jpg 

 

Juan 4:23,24 Cuando DIOS dice que está buscando verdaderos adoradores que lo adoren en Espíritu y en verdad, lo que quiere decir, que está buscando PERSONAS que desean pasar tiempo con El. Personas que ELIJEN tomar tiempo para estar con DIOS, de buscar Su presencia, de tener comunión juntos, de desarrollar una relación de intimidad uno con el otro.

 

Pues ese fue el motivo de DIOS al crear al hombre. Isaías 43:7 y 21. Su deseo es que nosotros nos deleitemos en El, pues El, nos hizo PARA El.

 

Romanos 8:14-17; Efesios 1:3-6

En el corazón de DIOS Padre está el deseo de tener muchos hijos como Jesús y El nos creó para que nosotros seamos HIJOS de DIOS y que EL sea nuestro PADRE. Su deseo es que nosotros nos deleitemos en El pues El nos hizo PARA El.

 

Cuando nos presentamos delante de DIOS para adorarle, ¿cuál es nuestra imagen de DIOS? ¿Qué o quién estamos adorando? ¿Adoramos una persona o hacemos las movimientos externos de adoración?

 

¿Adoramos un Rey, un Salvador, un Espíritu? Lo correcto es visualizar a DIOS como nuestro Padre cuando adoramos. Sí, El es Rey del universo, DIOS Altísimo, pero cuando entramos en intimidad con El, como sólo puede hacer el ser humano, lo que El desea es ser nuestro PADRE, Cuando nos acercamos a El, bien cerca, El quiere que sintamos Sus brazos fuertes de amor rodeándonos, acariciándonos, mimándonos, protegiéndonos, supliendo cada necesidad.

 

¿Cómo es un padre? El amor de un padre es incondicional – ama al hijo porque es parte de él. Y lo perdona todo, no importa lo mal que haga.

 

Estas dos cualidades vemos en nuestro Padre celestial y esto nos da seguridad: saber que EL nos ama a pesar de lo que somos, y puede perdonarnos todo si pedimos perdón. Esa es la Persona a quien adoramos: un Padre amoroso y misericordioso, dispuesto a perdonar. Es un Padre lleno de amor y no podemos ni empezar a entender cuán grande es Su amor por nosotros. Por eso podemos acercarnos a El con confianza.

 

Cuando vemos a DIOS como nuestro Padre, entonces nuestra adoración se hace más fácil y fluida.

 

Cuando vemos a DIOS como Padre querremos hacer las cosas que le agradan, pues se establece una relación íntima de amor recíproco. Y de esa manera iremos a la iglesia, no solamente para exaltar Su nombre, de ser edificado o animar al prójimo, sino que iremos para AGRADAR al PADRE y para HACER LAS COSA QUE LE GUSTAN A EL. Lo que hacemos en la iglesia debe ser para traer placer al Padre y no para complacer a los demás.

Hasta aquí estas palabras de presentacion para un tema sobre el cual iremos exponiendo abundante material bíblico. Y el primero de varios, que iremos desarrollando bajo el título de ARTES CREATIVOS.

 

Ultimos comentarios
  1. RAMIRO JIMENEZ
  2. JOSE LUIS VEGA GONZALES
  3. mirna
  4. edwin rodolfo
  5. domingo
  6. JULIO ROBERTO SANDOVAL
  7. jenny
  8. miguel angel
  9. ricardo
  10. Martha Quintanilla
  11. Jenny
  12. silvia
  13. Eliceo
  14. delia
  15. FRANCISCO LEON HOLGUIN A
  16. fanny
  17. delio nieves
  18. luis alfredo
  19. reyna castillo
  20. nubia
  21. JOSE FELIX BEITIA
  22. irene
  23. martha lopez

Dejar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Trece − 5 =