Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Compartir en Google+

Estudio bíblico: Los beneficios de estudiar la biblia (3).

                                                                                                                                            
 
LO QUE EL ESTUDIO BÍBLICO HARA PARA TI (continuación).
Una de las pruebas sobrenaturales de la vida cristiana lo constituye la “paz interior” cuando las circunstancias adversas de la vida producirían conmunmente “preocupación y angustia”. Cuando recibimos a Cristo como Salvador y Señor tenemos derecho a esperar que las cosas serán diferentes, y se justifica que nuestros amigos supongan que la diferencia les resultará evidente. Cuando un poder sobrenatural, tal como el Espíritu Santo, viene a morar en la vida de un ser humano, tiene que haber una diferencia. Esa diferencia se evidencia principalmente en las emociones, que se caracterizan por una paz que no es sacudida por las dificultades. Pero si la Palabra de Dios no “(mora) en abundancia en vosotros” mediante la lectura y el estudio, no producirá esa “paz” que debe caracterizar nuestra vida.

6- NOS PROPORCIONA PAZ

El señor Jesucristo dijo: “Estas cosas os he hablado para que en mi tengáis paz. En el mundo tendréis aflicción; pero confiad, yo he vencido al mundo.” (Juan 16:33). Lo que hace que esta afirmación revista especial interés es el hecho de que nuestro Señor dió este mensaje a sus discípulos poco antes del tumulto que culminó con su crucifixión. Cuando se avecinaba esta crisis para sus discípulos, el Señor quería que sus palabras les infundieran paz. Ya hace casi dos mil años que el pueblo de Dios se ha fortalecido para las crisis que les sobrevienen en la vida mediante la lectura y el estudio de la Biblia. Esto es lo que quiso expresar Pablo cuando dijo: “Y la paz de Dios gobierne en vuestros corazones, a la que asimismo fuisteis llamados en un solo cuerpo; y sed agradecidos.” (Col. 3:15).

La paz no viene en forma automática. Inunda nuestro corazón cuando la mente está llena de las promesas, los principio éticos, y las muestras de fidelidad de Dios, como nos lo enseña su Palabra.

7- NOS ORIENTA EN LAS DECISIONES DE LA VIDA
 
¡La vida está repleta de decisiones! Decisiones grandes y pequeñas y muchas otras entre los dos extremos. Para el cristiano que conoce perfectamente los principios establecidos por Dios el problema de tomar decisiones se simplifica. Esto es lo que quiere decir la escritura en las siguientes palabras: “Lámpara es a mis pies tu palabra y lumbrera a mi camino.” (Salmo 119:105) Los principios divinos sirven como guía para arribar a las decisiones correctas.

La filosofía moderna no es una guía confiable y muchos se encuentran desorientados sin saber con certeza que rumbo tomar. Hace poco una jóven con una vida bastante superficial, comentaba en consejeria: “El problema es que no sé lo que quiero realmente.” Así la vida trancurre dia a dia si un verdadero propósito que le dé sentido y plenitud.

Pero cuando vivimos de acuerdo a los principios bíblicos, atesorándolos en la mente por anticipado podremos tomar decisiones con seguridad.

Si Cristo no gobierna nuestra vida nos veremos cercados por nuestras emociones, pasiones y las presiones de la vida para recién decidir qué hacer.

Dijo el Señor: “Felices los que OYEN LA PALABRA DE DIOS Y LA GUARDAN.” (Lúcas 11:28). ¿Habrémos escuchado bien? No se puede guardar lo que no se ha oído.

Si diaramente llenamos la mente con la Palabra de Dios, ella iluminará las oscuras sendas del futuro con la dirección divina y … ¡qué confiados podremos caminar por las sendas de esta vida de la mano de nuestro padre celestial! Con seguridad y confianza. Sin incertidumbres.

8- NOS CAPACITA PARA COMUNICAR EFICAZMENTE NUESTRA FE
 
 

La mayoría de las personas con quienes entramos en contacto a diario ignoran los conceptos bíblicos sobre la vida. Muchas de ellas tienen dudas o interrogantes y necesitan que alguien que conozca la Biblia los oriente. Dios nos desafia de la siguiente manera.

“Santificad a Dios el Señor en vuestros corazones, y estad siempre preparados para presentar defensa con mansedumbre y reverencia ante todo el que os demande razón de la esperanza que hay en vosotros.” (I Pedro 3:15).

La única forma en que estaremos en condiciones de contestar al que tiene dudas, al que se mofa, o al buscador sincero de la verdad, es estando “siempre preparados” mediante la lectura y el estudio diarios de nuestra biblia.

Casi todos los creyentes desean llevar fruto y compartir en forma efectiva a Cristo con otros, pero les resultará enteramente imposible is no cuentan por lo menos con un conocimiento elemental de la Palabra de Dios. NO ES POSIBLE COMUNICAR LO QUE NO SE CONOCE.

Por lo tanto para dar expresión de tu fe en Cristo deberás conocer Su Palabra.

9- NOS GARANTIZA EL ÉXITO
Todo el mundo quiere tener éxito. Esto no significa que todos aspiramos a ser ricos o famosos; ambas cosas se pueden conseguir de diferentes maneras. Pero donde anhelamos a tener realmente éxito es en el campo de actividad que hemos elegido. Por eso es que los libros de autoayuda, con títulos sobre “Cómo tener éxito….” etc. se han hecho tan populares hoy en día. ¡Nadie lee libros sobre cómo fracasar!

Josué 1:8 nos díce que : “Nunca se apartará de tu boca este libro de la ley, sino que de dia y de noche meditarás en él, para que guardes y hagas conforme a todo lo que en él está escrito; porque entonces harás prosperar tu camino y todo te saldrá bien.”

Tomemos nota de las palabras “…y todo te saldrá bien.”  Baste decir, que siglos antes de que aparecieran tantos libros que hoy abarrotan las librerias procurando decirnos “el cómo”, los principios imperecederos de la Biblia para tener éxito, ayudaron a hombres y mujeres a ser prósperos de verdad.

La meditación o reflexión diaria sobre la Palabra de Dios produce el éxito verdadero que todos buscan. Así fue, por cierto, en el caso de Josué. Muchos hombres de negocios creyentes han hecho suya la misma promesa y hoy pueden dar testimonio de la fidelidad de Dios.

A fin de que no pensemos que la promesa que le hizo Dios a Josué es un caso aislado, miremos la fórmula de la felicidad que aparece en el salmo uno.

“Bienaventurado el varón que no anduvo en consejos de malos, ni estuvo en camino de pecadores, ni en silla de escarnecedores se ha sentado; sino que en la ley de Jehová está su delicia y en su ley medita de día y de noche. Será como árbol plantado junto acorrientes de aguas, que da su fruto en su tiempo y su hoja no cae; y todo lo que hace, prosperará.” (Salmo 1:1-3).

Esta clase de productividad diaria es el resultado de alimentar la mente todos los dias con la Palabra de Dios.

Lamentablemente, muchos creyentes creen que están “demasiados ocupados” como para tener tiempo para refrescar la mente cada día con la Palabra de Dios. Lo que no tienen presente es que un momento de recogimiento diario no les cuesta nada en última instancia, porque el resto del dia resultará más exitoso en todo lo que emprendan, que si dejaran a un lado la Biblia.

En definitiva, si ustéd quiere comenzar el camino hacia el verdadero éxito, comprenda que solo podrá lograrlo amando la palabra de Dios y tomando tiempo para meditar y reflexionar en sus mandamientos. Este es el camino hacia la verdadera felicidad.

Ultimos comentarios
  1. victor tejada
  2. raulismael
  3. desirey
  4. rosy
  5. claudia jaimes
  6. nelson enrique cruz

Dejar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *