Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Compartir en Google+

INTERCESIÓN: La importancia de un corazón limpio, (3).

La importancia de un corazón limpio (Pte II).

Si hemos llegado hasta aquí en cuanto a la limpieza de nuestro corazón, el Señor estará trabajando con nosotros en el tercer paso. No solo debemos permitirle que limpie los pecados del corazón y trate con nuestro orgullo, sino tambien QUE TRATE Y SANE LAS HERIDAS DEL CORAZÓN.

“Mirad bien, no sea que alguno deje de alcanzar la gracia de Dios; que brotando alguna raíz de amargura, os estorbe, y por ella muchos sean contaminados.” Heb. 12:15.

“No sé de ninguno que pase por la vida sin sufrir algún tipo de herida del corazón. A veces nos damos una pequeña ducha en el calvario, en lugar de permitirle a Dios que corte y lave con profundidad, quitando las heridas con su sangre expiatoria.”

“A menudo no tenemos conciencia de la extensión del daño a nuestros corazones hasta que nos encontramos en situaciones dificiles y nuestra amargura se revela en nuestras palabras y acciones. A no ser que permitamos al Espiritu Santo ILUMINAR CON SU LUZ la FALTA DE PERDON en nuestras vidas, nuestras oraciones estarán CONTAMINADAS por las heridas de nuestros corazones.”

“Muchos intercesores están orando erradamente, por no conocer sus propios corazones. Ellos oran por cosas que les son dictadas por sus sentimientos heridos, en lugar de hacerlo por lo que desea su Padre celestial. Esto es particularmente cierto en el caso de los que han sido heridos por los que estan en autoridad en sus vidas o han sido rechazados por aquellos cuya opinión es importante para ellos.”

“Siendo intercesores hemos de cubrir a la persona o situació en oración; a Dios le corresponde dar convicción de pecado y sanar. Habrá ocasiones en que confrontaremos al que ha pecado, pero unicamente después de haber empapado el asunto en oración.”

“Muchas personas han enderezado sus vidas y muchas situaciones desesperantes se ha modificado A TRAVES DE PERSONAS QUE APRENDIERON A ORAR.”

“LA MADUREZ APRENDE A PELEAR BATALLAS EN EL CAMPO DE ORACIÓN. Cuando oramos, hay situaciones en la que Dios HACE LO IMPOSIBLE en formas que nunca podriamos haber imaginado.”

“A medida que nuestros corazones reciban limpieza, seremos capaces de discernir EL MOTIVO que impulsa nuestras oraciones. Quiero ser como el salmista que clama:

1. Oh Jehová, tú me has examinado y conocido.
2. Tú has conocido mi sentarme y mi levantarme;
Has entendido desde lejos mis pensamientos.
4. Pues aún no está la palabra en mi lengua,
Y he aquí, oh Jehová, tú la sabes toda. Salmo 139:1-2,4.
 
Nuestra oración como intercesores es: “Señor, cércame tanto por detrás como por delante y crea en mi limpieza e integridad de corazón para que pueda ser tu siervo y ponerme en la brecha.”
Ultimos comentarios
  1. jogemp
  2. violet
  3. raulismael
  4. victoria
  5. sergio moreira
  6. Gloria P.
  7. Sari
  8. gustavo
  9. Sebastiana Quiroz
  10. Verónica
  11. josue herrera
  12. ROSARIO GALARRAGA
  13. NATALIA CHUBUT
  14. delia
  15. claudia jaimes

Dejar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

15 − cinco =