Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Compartir en Google+

INTERCESIÓN: Un bosquejo de oración y su significado I

UN BOSQUEJO DE ORACIÓN Y SU SIGNIFICADO

Nuestras mejores ideas, ó los más grandes proyectos de servicio al Señor, sólo serán ilusiones si no aprendemos la importancia de una vida diaria de oración. Leamos algunas apreciaciones que nos hace Larry Lea en su libro: “¿NI TAN SOLO UNA HORA?”. “En la fría y oscura noche en que Jesús fue traicionado, sus discípulos no lograron velar una hora con él en oración. En el huerto de Getsemaní, mientras Jesús oraba en tal agonía de espíritu que se sudor se volvía gotas de sangre, sus discípulos, ajenos totalmente a los acontecimientos eternos que se estaban por producir, DORMIAN. Jesús, con el espíritu dolorido y acongojado, los despertó y les preguntó: “¿Así que no habéis podido velar conmigo una hora?” (Mateo 26:40).”

“Reflejada en aquella trágica escena, podemos contemplar la situación difícil de la iglesia en nuestros días. Jesús, nuestro Sumo Sacerdote, ESTA INTERCEDIENDO POR NOSOTROS EN ORACIÓN; SUS DISCIPULOS DUERMEN, Y SATANÁS ESTA GANANDO UNA BATALLA TRAS OTRA, POR ABANDONO. Sería imposible medir la destrucción que podría haberse evitado y el juicio que se hubiera eludido, si tan solo el pueblo de Dios se hubiese tomado tiempo para orar. Yo soy culpable, y usted también lo es.”

“Quiero hacerle una promesa: Cuando usted ora una hora por día, ocurre algo sobrenatural. No ocurre de la noche a la mañana, sino que lenta, casi imperceptiblemente, el DESEO de orar se implanta firmemente en el terreno de su ser, por medio del Espíritu de Dios.

Este deseo supera las malas hierbas de la apatía y la negligencia, y va madurando hacia una DISCIPLINA de la oración. Luego un día, usted descubre que la oración ya no es simplemente una obligación o una rutina; en lugar de ello, la disciplina de la oración ha dado el fruto del DELEITE. Descubre que ahora añora que llegue el momento de su encuentro diario con Dios.”

“La vida entra en una nueva dimensión a medida que usted comienza a experimentar mayor gozo y plenitud en sus relaciones con otras personas. A medida que empieza a caminar, ya no en la carne sino en el Espíritu, descubre cómo avanzar en el poder de Dios y mantenerse en el plano de la victoria que Jesús ya conquistó para usted. ¿Cómo lo sé? Lo sé porque eso es lo que pasó conmigo cuando obedecí el llamado a la oración.”

Ultimos comentarios
  1. jose
  2. Reinaldo Diaz
  3. alejandra
  4. Juan
  5. leticia
  6. Augusto Sánchez V
  7. victor
  8. gladys
  9. ruben gracia
  10. David
  11. Clara
  12. YOANNA CASTAÑO
  13. carmag
  14. claudia jaimes
  15. RAMONITA DEL CASTILLO VILLALBA
  16. victor fco. nuñez

Dejar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *