Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Compartir en Google+

Los Nueve Dones del Espíritu: Diferentes expresiones del Don de Lenguas (9)

b) Diferentes casos en que manifiesta el don de lenguas.

Es muy importante, para comprender las indicaciones que nos da San Pablo, y también evitar confusiones, distinguir, cuándo el don de hablar en lenguas es una gracia de oración, especialmente para uso y edificación privada, y lo que es el carisma para el uso de la iglesia.

1- Orar en lenguas.

Es más común. Se usa tanto en los tiempos de oración, como a lo largo del día y en cualquier circunstancia, ya que podemos hacerlo mentalmente en el espíritu sin que lo adviertan los démas. Y tambien en nuestro momento devocional diario.

Desgraciadamente se enseña poco sobre la importancia que tiene para la vida espiritual del creyente, aprender  a orar en lenguas en su oración privada. Hay muchos beneficios por los cuales es meritorio hacerlo. Para Pablo era tan importante, que el decía que hablaba en lenguas más que cualquier miembro de la iglesia de Corinto y que deseaba que todos pudiesen hacerlo. Sin duda, hay aquí uno de los secretos espirituales de poder que debieran ser conocidos por todos los creyentes.

También el uso de las lenguas es para alabar a Dios, o bien para interceder cuando no se sabe qué pedir (Ro. 8:26). Por ejemplo, al orar solos, o en grupos pequeños, por un enfermo o una persona con problemas. Nunca debemos dejar de ejercitar este don a través del día.Si no sabes cómo orar, ora en lenguas, después vendrán palabras a torrentes.

2- Cantar en lenguas.

La mayoría de los que hablan en lenguas pueden también cantar en lenguas. Hay algunos que solamente cantan. Se canta en el grupo de oración o bien sólo en cualquier lugar. De una u otra manera siempre el propósito de Dios es que seamos edificados. Personalmente o como cuerpo.

Cuando hablamos en lenguas no nos preocupamos por las palabras, al cantar tampoco, nos preocupamos por  “crear” la melodía que va surgiendo espontáneamente en nosotros. Cantamos libremente, siguiendo el ritmo interior de adoración a Dios. Esto se denomina “cantar en el espíritu.” Experiencia que nos demuestra como el Espíritu Santo es el creador de la música, ya que surge desde lo mas profundo del espíritu del hombre para crear melodias que adoren y glorifiquen a Dios. ¡Gracias Señor por tu Santo Espíritu, que nos regala tantas manifestaciones preciosas de tu presencia en nosotros!

Ultimos comentarios
  1. Rafael Oliveros
  2. Rosenny
  3. Andres

Dejar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

7 + cinco =