Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Compartir en Google+

RETRATO DE UN JOVEN CRISTIANO (PTE 2) (23)

cd742f019_a.jpg ACALLANDO LA CRITICA (2)4:10-16 La gran dificultad que tendría que superar Timoteo era su juventud. Sin embargo no lo dice porque Timoteo fuera un adolescente . Hacía 15 años que estaba asistiendo a Pablo. Aquí la palabra “juventud “ designa a alguien que está listo para prestar el servicio militar – en este caso – hasta los 40 años. Los cánones apostólicos establecieron más tarde que nadie podía ser obispo antes de los 50 os porque para entonces habría superado las incoherencias juveniles.

A sí que, como Timoteo era joven en comparación con Pablo, habría muchos ojos críticos vigilándolo. El único consejo posible para Timoteo es el mismo para todo joven que ama a Jesús y desea servirle. Timoteo debía silenciar cualquier crítica con su conducta.Se dice de Platón, el gran filósofo griego, que en una ocasión fue acusado falsamente a lo que él respondió: “Bien debemos vivir de tal manera que todos vean que la acusación es falsa”.

La discusión y la defensa verbal nunca puede callar a los chismosos, la conducta sí.

Habiendo entendido esta situación pasamos a ver las características de la conducta que debía tener Timoteo, y que siguen vigentes hoy para todo el que quiera servir a Jesucristo. Son cualidades personales que muestran la madurez y el carácter del líder.

1) Debía haber amor. En este caso la palabra es Ágape, cuyo verdadero significado es de benevolencia invencible. Es una de las más grandes virtudes cristianas. Si un cristiano lleva dentro el amor ágape, no importa lo que le hagan o lo que le digan, siempre buscara el bien de los demás. Nunca será resentido ni vengativo. Nunca se permitirá odiar a nadie. Tiene el espíritu que hubo en Cristo Jesús.Generalmente el amor es algo que pertenece al corazón; pero es evidente que este amor cristiano es algo más; pertenece a la voluntad, una voluntad fortalecida, o mejor conquistada por el Espíritu Santo. Amor sobrenatural. Amor que fluye de un corazón regenerado.

Es una conquista del ser que nos hace capaces de desarrollar una invencible preocupación por los demás…la primera señal que otorga autenticidad al líder cristiano es que se preocupa por los demás, sin importarle lo que los demás le hagan.

Debemos estar atentos a no ser tan quisquillosos, ofendernos con demasiada facilidad. Siempre están en juego los planes de Dios y nosotros podemos echarles a perder.

2) Debía haber fe. La verdadera fe es una fidelidad incondicional a Cristo. Es estar dispuesto a pagar cualquier precio por amor al que nos amó. No es difícil ser buen soldado en la fe cuando estamos bien y nada nos falta, “pero el soldado realmente valioso es aquel que puede luchar bien cuando su cuerpo está cansado, y su estómago vacío; cuando la situación parece irremediable y cuando está en medio de una campaña cuyos movimientos no puede comprender.” Y ésto es lo que muchas veces nos sucede. El verdadero líder sabe desafiar las circunstancias.

3) Debía tener pureza. Siempre fue esta cualidad la que demostró al mundo el poder de Cristo. Si no estamos dispuestos a vivir en pureza es porque no hemos entendido que la misma Biblia nos advierte “que sin santidad nadie verá al Señor” (Hebreos 12: 14) Sólo una vida santa cuenta con el respaldo de Dios. Si el mundo será impactado lo será sólo cuando la iglesia demuestre que “produce los mejores hombres y mujeres del mundo.” Lo que te respalda es una vida que sigue las normas de Jesucristo y no las normas del mundo.

Ultimos comentarios
  1. ibis listes
  2. teresa sanchez
  3. elvis torres
  4. katy
  5. gladys
  6. luz stella cardenas
  7. Juan Antonio
  8. ivonne
  9. claudia dominguez poot
  10. nancy
  11. HECTOR
  12. rafael rodriguez
  13. Liliana P. de Colombia
  14. embajador
  15. leidy Nuñez
  16. admin
  17. Juan Pablo
  18. juan
  19. Fito

Dejar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *