Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Compartir en Google+

LAS LENGUAS DE LA BIBLIA (11)

cd721f046_a.jpg Introduccion a la biblia (11)

Capítulo III LAS LENGUAS DE LA BIBLIAAntes de llegar a nosotros la palabra de Dios ya sea en copia o traducción, tal cual está contenida en la Biblia debemos notar que pasa por cuatro estados sucesivos:

1- Existió en la mente de Dios desde toda la eternidad.

2- De la mente de Dios pasó a la mente de los hombres por Su voluntad e iniciativa.

3- Desde aquellas mentes que las recibieron de Dios pasó al lenguaje humano.

4- Tomó forma concreta mediantes palabras represantadas a su vez por signos gráficos convencionales.

Esta fue la primera traducción, la que fue vigilada y dirigida por Dios, de manera que vino a ser Su Palabra.

Desde entonces los hombres la han copiado, traducido y reproducido a través de los siglos, así fue pasando de pais en pais y de un idioma a otro.

Claro que entonces nos surge la pregunta: ¿Cuáles fueron las lenguas originales?

Bossuet en su discurso sobre Historia Universal nos dice según el diccionario teológico de Bergier, que “los libros que los egipcios y los otros pueblos llaman divinos se han perdido hace largo tiempo y apenas nos resta alguna confusa memoria de ellos en las antiguas historias.” pero que en cambio, “los judíos han sido los únicos cuyas Sagradas Escrituras han estado en tanta más veneración cuanto que han sido más conocidas, y ellos solos son los que, entre todos los pueblos antiguos, han conservado los monumentos primitivos de su religión a pesar de estar llenos de testimonios de su infidelidad y de la de sus antepasados, y aún hoy día este mismo pueblo subsiste sobre la tierra para llevar a todas las naciones, a donde se ha dispersado, juntamente con la religión, los milagros y las predicciones que la hacen inalterables…”Así vemos que la sola explicación de la conservación de los manuscritos fuentes de las Escrituras, en comparación con otros pueblos, tiene explicación sólo si atendemos la intervención amorosa de Dios para atesorar su mensaje para las generaciones posteriores.

El mismo apóstol Pablo nos recalca que es a los propios judíos a quienes cabe el honor de que la Palabra divina les haya sido confiada; el nos dice en su carta a los Romanos: “…¿qué más tiene el judío…lo primero ciertamente, que la Palabra de Dios les ha sido confiada…” Y por lo tanto es en este pueblo donde hemos de encontrar el texto de la escritura a lo largo de su historia.

LA ESCRITURA DEL ANTIGUO TESTAMENTO EMPIEZA CON MOISESCon la afirmacion anterior nos referimos a los libros que conforman el Pentateuco. Según vemos con claridad en pasajes como el que sigue. “y Jehová dijo a Moisés: escribe esto para menoria en un libro…” “…Y Moisés escribió todas las palabras de Jehová…” “…Y tomó el libro de la alianza y leyó a oídos del pueblo. (Ex. 17 y 24).

Sin embargo sería fuera de lugar afirmar que Moisés escribió todo el Pentateuco, como es falta de ciencia afirmar que nunca escribió, ya que en la Biblia podemos ver distintas fuentes y compiladores.

Kenyon nos recuerda: “el libro de las batallas de Jehová” en Núm.21:14. Evidentemente con el tiempo el Pentateuco fue llamado “el libro de Moisés” o “los libros de Moisés” aunque Moisés hiciera uso de materiales anteriores; por ejemplo “el libro de las generaciones de Adán (5:1).

Es obvio que no pudo escribir pasajes como el de su propia muerte, en Deut.34. Algunos sabios dicen con exageración “que escribió su propia muerte con anticipación.”

Por otro lado tampoco Podemos aceptar algunas argumentaciones contrarias que pretenden demostrar que Moisés no escribió ni jota de esos libros.

Más veraz parece ser el testimonio que nos expresa IICrónicas 34:14; allí se ve “la mano de Moisés”.

Los Primeros años de la vida de Moisés los encontramos en el libro del Exodo, tras la muerte de José, después del cambio histórico del gobierno de los Hyksos al gobierno de la dinastía XVIII y de acuerdo con lo que leemos en los Hechos de los Apóstoles, que concuerda con los relatos del historiador Josefo, “Moisés fue ensenado en toda la sabiduría de los egipcios y era poderoso en sus dichos y hechos.”

Ahora algo muy notable, que la ciencia nos dice, y Sir Charles Marton lo hace resaltar en su libro “La Biblia se hace viva” que muchos de los de los sentimientos y parte del lenguaje de los profetas del AT y de los Salmos estaban ya escritos en Egipto cuando Moisés era joven.

Es importante notar que muchas de las leyes y mandamientos que recibió Moisés ya existían en los conceptos morales de los egipcios encontrados en las inscripciones en las galerías, pasillos, cámaras de los monumentos y pirámides, al punto que la mitad de los los diez mandamientos constituían ya casi una ley en aquellos tiempos.

Se dice que es a la muerte de su protector HATSHEPSUT cuando Moisés tiene que huir de Egipto de Thotmes III a la tierra Madian (Ex.2:l5) y allí pasa 40 años (Ex.7 y Hch.7) donde recibe la revelación. El nombre de quien le mandaba, desde la zarza librar a los israelitas de Egipto era YHWH o Yahveh, “EL SER” que aparece repetidas veces en las cartas de Lakish, si bien una forma anterior, según las tablillas de RAS SHAMRA, es YH o Jah.

Cuando Moisés vuelve a Egipto y se encuentra con el sucesor de Thotmes, AMENTHOTEP II, si la cronologia de Marston es aceptable, pide que deje ir a los israelitas “camino de tres días por el desierto” para sacrificar a Jehová.

Allí en el monte Sinaí Moisés recibe la orden de escribir y la eterna cuestión de la inspiración del texto queda pendiente de las palabras “Habló Dios todas estas palabras diciendo” y en Deut. 4:8 se pregunta: “¿Qúe nación hay que tenga estatutos y derechos justos, como es toda esta ley … ?”

Posteriormente otros escritos fueron también “inspirados” de tiempo en tiempo. En Josue 24:25 y 26 leemos: “Josué hizo alianza con el pueblo el mismo día y púsole ordenanzas y leyes en Sichem y escribio Josué estas palabras en cada libro de la ley de Dios … ”

Notemos en esta frase la idea definida “del libro”. Las palabras “bassefer hazzeh” segun Green, “en el libro este”, se refiere al libro muy bien conocido, al libro de mucha eminencia, es decir, el de Dios.

En el A.T no se mencionan a los escritores en orden cronológico, sino más bien por casualidad, como por ejemplo “el libro de Jasher”;”el libro de los hechos de Salomón”; “el libro de las Crónicas de los reyes de Israel” o de Judá etc.

En 1 Samuel 10: 25: “Samuel recitó luego al pueblo el derecho del Reino y le escribió en el libro, el cual guardó delante de Jehová“. Aquí se presenta otra vez el artículo enfático en el original “bassefer” en el libro.

Así vemos que mucho de los salmos de David fueron encomendados al cuidado de los jefes de los músicos y comparando Jer. 25: 11,16 con Dan. 9: 2 se ve que también Jeremías fue considerado como escritor canónico, estando sus escritos en “el libro” que poseía sin duda Daniel.

Ultimos comentarios

Dejar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

19 − dieciocho =