Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Compartir en Google+

El Cristianismo es Cristo (1)

 

 

 

 

 

 

 

 

LA VIDA DE JESUCRISTO

Introducción

Antes de comenzar esta clase debo decirles que me he sentido tan paralizado que he tardado días en poder arrancar. Cada vez que lo intentaba, me resistía a hacerlo – pensaba cómo un hombre pecador como yo podría dar un estudio de la vida más gloriosa y santa que alguna vez haya pisado esta tierra; y todavía estaría en veremos, si no fuese por la gracia del “Espíritu Santo” que con una fuerte impresión en mi corazón me hizo sentir lo siguiente:

Tiene que ser así, aunque más no sea para que al meditar y estudiar la sublime vida de Jesús, me sienta más miserable y pecador, y de esa manera el temor de Dios penetre en lo más profundo de mi carne y de mis huesos, al punto que odie más el pecado y ame más la santidad y la justicia.

Porque solo un profundo sentimiento de pecado puede quebrantar el corazón y llevarnos completamente rendidos a los pies de Jesús.

Por eso, nadie que se encuentre frente a frente con Jesús puede sentirse cómodo -hasta que llega al punto crítico del arrepentimiento. Sólo allí nos vemos como realmente somos. Pero también allí comienza la verdadera libertad.

Fue precisamente una humanidad no arrepentida la que crucificó a Jesucristo.

Por ello es necesario recomendar que mientras vamos estudiando juntos, no caigamos en el error de hacerlo como una materia o biografía más. Sería trágico para nuestra vida espiritual. Debemos orar y estar sensibles a lo que el Espíritu Santo quiera mostrarnos en cada área en la que vayamos avanzando.

En otras palabras, debemos tener la disposición a obedecer que tenían los discípulos, cuando “María” les dijo en las bodas de Caná: “Haced todo lo que El os diga.”

Entrando más de lleno en nuestro tema, queremos citar las palabras con las que el profesor “Grifith Thomas” comienza su precioso libro titulado: Christianity is Christ (El Cristianismo es Cristo) de la siguiente manera:

El cristianismo es la única “religión” del mundo que se basa en la persona de su fundador. Uno puede ser un fiel mahometano sin que tenga nada que ver con la persona de Mahoma. Igualmente puede ser un verdadero y fiel budista aunque no sepa demasiado de Buda. Con el cristianismo pasa algo totalmente diferente. El cristianismo está ligado a Cristo de un modo tan indisoluble que nuestra visión de la persona de Cristo comporta y determina nuestra visión del Cristianismo.”

La persona de Cristo es central – debe serlo – en el corazón mismo de su iglesia en la tierra. Y como una proyección natural – la persona de Cristo es central – en el corazón mismo de cada iglesia local.

Ha llegado la hora de que hagamos a un lado las falsas imágenes de Cristo que nos ha legado una tradición católica pagana y politeísta – imagen ésta borrosa y desdibujada por medias verdades, completadas con mentiras bien intelectuales, cuyo origen es el mismo infierno.

Volvamos al consejo bíblico que demuestra en esencia todo el contenido básico del cristianismo:

Puestos los ojos en Jesús, el autor y consumador de la fe…” (Hb 12:2a).

Pero debemos mirar, no solamente al Cristo sufriente, colgado del madero y derrotado. Este si se quiere, es el “Cristo español”, el Cristo heredado de nuestros pasados conquistadores.

Nuestro propósito, a medida que vamos estudiando, es CONOCER mas a la PERSONA de Jesucristo.

Hoy pareciera haber en algunos círculos cristianos mucho énfasis en las obras de Cristo a favor del hombre, más que en el conocimiento mismo de su persona, propósito éste que debiera ser central en toda reunión cristiana, por cuanto dice Lúcas en Hechos 4:12:

Y en ningún otro hay salvación porque no hay otro nombre bajo el cielo, dado a los hombres, en que podamos ser salvos.”

Y si solamente en el nombre de Jesús hay salvación ¿no debería ser nuestro más caro y ardiente deseo el conocimiento de la persona del Salvador?

 

Ultimos comentarios
  1. Ana
  2. jesus
  3. Pastor Justo
  4. ALEJANDRA

Dejar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

11 − 11 =