Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Compartir en Google+

Apocalipsis: El mar de vidrio mezclado con fuego (36)

 

 

CAPÍTULO 15:1-4

EL MAR DE VIDRIO MEZCLADO CON FUEGO Y LOS VENCEDORES

Así como vimos anteriormente las siete trompetas como una señal, ahora tenemos las siete copas, que nos indican la inminencia del acontecimiento. Las copas ya están llenas y es imposible sustraerse a ellas (Jer. 25:28).

A)  El cántico de los vencedores de la bestia – 15:1-4

También recordamos que las señales de las siete trompetas habían sido precedidas por la ofrenda de las oraciones de los santos (8:3-5), en el caso de las siete copas la orden de derramarlas es precedida por el cántico triunfal de los vencedores de la bestia.

El Espíritu Santo le revela aquí a Juan, el significado de una figura histórica. Relacionada con la semejanza de los hijos de Israel después de pasar milagrosamente el mar rojo. Aquí los vencedores están de pie sobre la playa de “un mar de vidrio mezclado con fuego.”

El arpa puesta por Dios mismo en sus manos, representa los corazones de estos vencedores que son verdaderos adoradores que no han dudado en ofrecer sus propias vidas.

Así, el arpa representa, todo lo suave y hermoso de la música que lleva a la adoración.

Los vencedores son gente que adora. Quienes han aprendido a estar con Dios en su misma presencia.

Sus labios entonan un himno celestial. El mismo que el pueblo de Dios cantará por primera vez en su liberación de la esclavitud.

El cántico de Moisés, fue el primer cántico en honor del Dios viviente y verdadero. Un cántico profético.

“Los harás entrar y los plantarás en el monte de tu herencia… al santuario, Señor, que establecieron tus manos. Jehová reinará para siempre jamás.”

Y aquí se cumple esta grandiosa profecía. Vemos que los vencedores cruzan victoriosamente este mar de vidrio transparente, que representa la idea de un tiempo de aflicción, tanto mas penoso cuanto no hay posibilidad de esconderse.

Prueba que se vive en campo raso, donde todos nos miran, a fin de templar nuestro carácter.

A las aguas se agrega el fuego, otro elemento purificador.

Han salido victoriosos de la persecución de la bestia, y este es el sentimiento que provoca su himno de alabanza. Vs 3 y 4.

SOLO TU ERES SANTO

Ex. 15:11,13. Contemplándolo todo ante la gran luz de un Dios Santo, comprenden por fin, el porqué de sus vivencias. ¿Qué pensamos cuando nos toca caminar por el valle de sombra y de muerte en las circunstancias adversas de este mundo?

Cuando la oscuridad ha pasado, bendecimos esos momentos. Derramamos lágrimas de gratitud ante Aquél que permitió que nuestro vaso de barro se hiciera pedazos.

Nunca te olvides del carácter de tu Dios. Santo. “Sólo Tú eres Santo.” ¿No es suficiente para confiar en Él?

Cuando pases por experiencias difíciles de entender, o casi misteriosas, recuerda:

“Ahora vemos por espejo, oscuramente; mas entonces veremos cara a cara. Ahora conozco en parte; pero entonces conoceré como fui conocido.” (1 Co. 13:12)

Aquél día mirarás la gloria de Dios y la luz de su presencia te revelará cada secreto por pequeño que sea. En su presencia comprenderemos sin limitaciones.

Esta es la razón del cántico de los vencedores su voz y lo que expresan es un preludio que va a dar a los juicios que van a seguir su verdadera significación.

Ahora Dios puede herir, se sabe por qué y en qué espíritu lo hace. Son juicios relacionados a la soberanía de sus planes eternos. Es aquí donde nuestro entendimiento limitado no entiende plenamente, hasta que estemos en su presencia.

 

 

Ultimos comentarios
  1. MIRNA
  2. dalia

Dejar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

1 × dos =