Apocalipsis: La visión del templo de Dios en el cielo (22).

 

Capítulo 11 (Continuación)…

Vrs 14-19. Vislumbrando los eventos por venir.

Aquí tenemos un adelanto de la victoria final de JESUCRISTO Y DE LA IGLESIA. Y esto es una dificultad por adelantado. Sin embargo haremos una descripción de los acontecimientos.

 –  Vr 15, tenemos la consumación de la victoria, mediante la cual, los reinos de este mundo pasan a ser del Señor y de su Ungido. Esta es una referencia al salmo 2:2, que habla del reinado eterno del Mesías. Por ello LOS VEINTICUATRO ANCIANOS, que representan a la totalidad de la iglesia, exclaman con voz de alabanza a través de un cántico de acción de gracias.

–  Vr 17, tenemos la asunción del poder por Dios reinando de manera efectiva. Aquí en referencia al reinado milenial. El milenio es un período de mil años de paz y prosperidad. Hay todo un proceso gradual de los acontecimientos, desde el momento que sonó la séptima trompeta, símbolo del perfecto reinado de Dios y Jesucristo.

–  Vr 18, el desarrollo continúa cuando al terminar el milenio, se produce el ataque final de todas las fuerzas hostiles a Dios. La batalla final se consumaría como se la describirá más adelante y entonces los poderes del mal serán definitivamente derrotados y su líder el mismo Satanás será arrojado al lago de fuego. En este punto todavía no han sucedido estos hechos. Es como un resumen por adelantado de lo que encontraremos más adelante.

–  Vr 19, la maravillosa visión del templo De Dios en el cielo. Recordemos que solo en el cielo conoceremos un verdadero templo de Dios. Todo lo humano es solo una sombra de la verdadera realidad en el cielo. No conocemos la verdadera presencia y gloria de Dios. Pero un día conoceré – en palabras de San Pablo – como fui conocido. En la eternidad recién CONOCEREMOS LA VERDADERA REALIDAD (1Cor. 13:12). Sin duda una proyección maravillosa de la fe para el creyente que impacientemente espera la venida de su Señor. Nuestra mente finita y mortal no puede imaginar siquiera el alto y profundo conocimiento que disfrutaremos en la gloria celestial. El término «entonces» está cargado de esperanza. Porque la victoria final de nuestro Señor es también la victoria nuestra. Una victoria plena en todo sentido. Cómo si no, podríamos explicar entonces el gran privilegio… ¡de conocer el verdadero templo de Dios en el cielo!

 

Ultimos comentarios
  1. mery precilla
  2. JESUS CENTENO
  3. sonia
  4. jovita
  5. heber
  6. ALISKAIR
  7. RAMONITA DEL CASTILLO VILLALBA

Responder a ALISKAIR Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *