Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Compartir en Google+

La importancia de la palabra profética en Apocalipisis (56).

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Apocalipisis 22

Versos 6-21

Al ir concluyendo esta gran revelación que el apóstol a recibido, desarrolla ahora, como una recopilación de lo que ya se dijo en el libro, y de donde podemos recordar verdades muy importantes. Tanto como para que no olvidemos, la urgencia de su cumplimiento y la necesidad de estar preparados para este acontecimiento inminente.

Así que, los versículos restantes son mayormente una exhortación sobre lo que ha precedido. Se han terminado las visiones apocalípticas. Ahora le corresponde a Juan el relatar los últimos dichos de varios personajes del libro. Eso sí, como lo hace de una manera algo inconexa, no es fácil identificar a los que hablan. Lo primero que encontramos y que nos llama la atención, son cuatro similitudes entre el prólogo y el epílogo lo que resalta su importancia para los lectores.

-Estas palabras son verdaderas y dignas de confianza (1:3 con 22:6, 9-10, 18-19).
-Fue escrita por un verdadero profeta inspirado por Dios,
(1:1, 9-10 con 22:8-10).
-Debe ser leída y compartida en las iglesias, (1:3, 11 con 22:18).
-Es para traer aliento al corazón de los creyentes, (1:3 con 22:7, 12, 14).

Luego resalta Juan algunas verdades :
“… el Dios que inspira a los profetas” (v. 6), para enfatizar el origen divino de la inspiración de este libro. El mensajero también ha sido enviado por El. Y esto es importante debido a la urgencia que tiene el mensaje. La profecía está a la puerta. Puede ser hoy mismo!

«¡Miren que vengo pronto! Dichoso el que cumple las palabras del mensaje profético de este libro.» (22:7).

“pronto” – Sugiere que puede ser en cualquier momento y con acontecimientos sumamente acelerados una vez que sucede el principio de su manifestación.

“vengo” – Un horario fijo que indicara el preciso momento de la venida de Cristo, eliminaría la debida actitud hacia una expectación urgente; esta continua espera, ha sido la característica de los consagrados santos durante los siglos.

“Dichoso” – En la introducción del libro, parece que es Juan quien dice las palabras de 1:3, “Dichoso el que lee”, pero aquí, es el mismo Señor que dice “Dichoso el que cumple…” El libro apela mas bien al individuo que al grupo. La bienaventuranza es también una exhortación que apela a la voluntad, reclamando obediencia.

“El mensaje profético” – El contenido del libro es una proclamación divina y a la vez es una premisa de hechos futuros que serán realizados cuando termine la dispensación de la Iglesia.

 

Ultimos comentarios
  1. Graciela
  2. carmen pazmiño

Dejar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *