Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Compartir en Google+

Preguntas y Excusas: ¿Cómo debemos responder ante las pruebas? (Pte 2 de 2).

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Pregunta: “¿Cómo debemos responder ante las pruebas?”

Respuesta: (Continuación… )

3- No huyas de Dios

Cuando somos probados arduamente por Dios, quizás quisiéramos huir de lejos de El, del ministerio o de tales circunstancias. ¡Sin embargo, esa es una seria equivocación! (Por supuesto que tales presiones presumen que afrontamos tribulaciones porque estamos obedeciendo al llamado divino.)

Usted podría manifestar: “Señor, si no haces algo la respecto, me voy huyendo”. Pero una oración mejor expresaría: “Dios mío, me quedaré aquí sufriendo hasta que Tú me liberes o hasta que sea asignado a otro lugar si es tu voluntad. Ayúdame a perseverar y a ser fiel a tu llamamiento”.

Únicamente cuando usted demuestre su fidelidad a una asignación determinada, estará listo o preparado para confrontar otra mayor (Lucas 16:10; 19:17). La mayoría de las veces, Dios no nos conduce o dirige al abandono de una asignación a menos que entendamos claramente que sea Su voluntad que aceptemos marchar hacia otra asignación.

Si nos movemos prematuramente, es posible que lo hagamos fuera del propósito que Dios tenía para nosotros. Por el contrario, Dios puede que intervenga a fin de conseguir nuestra atención (lea los dos primeros capítulos de Jonás como ejemplo).

4- Obedezca TODO lo que Dios le diga

Es importante escuchar la voz de Dios durante las pruebas -luego obedézcale. Su senda formativa para su vida es singular. Usted no puede imitar lo que hacen los demás. Tiene que descubrir de por sí lo que Dios desea que usted haga.

Es necesario someterse a Dios de corazón. Tenemos que dejar que las pruebas sean utilizadas por El para lograr Su propósito (Stg 1:2-4). Si necesitamos sabiduría, podemos demandarla a Dios. El desea otorgarnos sabiduría liberal y abundantemente (Stg 1:5).

La obediencia requiere mucha oración, además de nuestro sincero arrepentimiento, de escudriñar las escrituras -y de mucha espera, espera y mas espera en el Señor- y de la obediencia a El. Sea rápido en responderle y obedecerle.

5- Mantenga su corazón recto

Únicamente usted puede escoger su respuesta o reacción ante una prueba. Solamente usted puede permitirse a sí mismo enojarse, sentirse temeroso o amargado. O puede escoger recibir el perdón de Dios, Su paz, gracia y fortaleza.Estas no siempre son decisiones fáciles de hacer.

Nuestra frustración o desilución puede ser enorme. Los ataques contra nosotros pueden ser muchos. Puede que temamos poner toda nuestra confianza en Dios. Se toma tiempo para laborar a través de los retos contrarios a nuestra fe, que emergen durante las pruebas.Es vital que sigamos yendo a Dios con nuestras ansiedades, temores y preocupaciones. Seamos honestos con El, pues El ya conoce nuestros corazones.

Tenemos que contarle acerca de nuestras preocupaciones y solicitarle Su ayuda y gracia.Unicamente nosotros podemos decidir el continuar tornándonos a El, escogiendo Sus caminos – El puede hacernos líderes efectivos en Su Reino. Mas allá de cualquier circunstacia -si somos fieles- El se ha comprometido a perfeccionarnos, y así cumplir su propósito en nosotros (Sal 138:8).

Para ver la parte I presiona aquí: http://estudiosbiblicoscristianos.net/%C2%A1respuestas-a-preguntas-inquietantes/preguntas-y-excusas-%C2%BFcomo-debemos-responder-ante-las-pruebas-1-de-2.html

 

Ultimos comentarios
  1. ruben gracia
  2. Gabriel Cañón Vega
  3. anyuris
  4. Orlando Cavadía

Dejar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

4 × 4 =