Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Compartir en Google+

Preguntas y Excusas: ¿Qué sucederá a los que mueren en la infancia?

Pregunta: ¿Qué sucederá a los que mueren en la infancia?

Respuesta: Siendo que Cristo murió por todos los pueblos y razas del mundo – y siendo que es necesario recibir la salvación por una decisión personal – es muy normal que surga esta pregunta.

Así que, lo primero que debemos comprender, es que los que mueren antes de alcanzar la capacidad mental para hacer una decisión personal, para aceptar o rechazar la obra que Cristo realizó a favor de todos, son cubiertos por su sacrificio expiatorio en la cruz. De manera que al partir de este mundo van directamente a la presencia de Dios, en el cielo. El pecado de rechazar el plan de Dios y su provisión para la salvación a través de Jesucristo, no es posible para un infante o un niño en su temprana edad.

En un punto del desarrollo mental, emocional y espiritual de un niño, él o ella es responsable de hacer una decisión consciente de creer y recibir la salvación en Cristo. Los niños pueden alcanzar ese punto en edades diferentes conforme al desarrollo personal de cada uno.

De aquí se desprende que es muy importante que las iglesias provean enseñanzas y ministerios evangelísticos al nivel apropiado de las edades de los niños en un lenguaje que ellos puedan asimilar para que puedan aceptar la salvación de Cristo.

Los niños pueden ser salvos; ellos también están capacitados para adorar, orar, aprender o memorizar porciones bíblicas y aun para ministrar a otros. Cada niño debe ser enseñado a funcionar como parte de una iglesia y cómo vivir como un discípulo de Jesús (Mt 18:1-6; 19:13-15).

En esta cuestión de la salvación para los que no han alcanzado todavía el desarrollo mental para hacer una decisión de recibir a Cristo, tenemos que dar gracias a Dios que El se revela en su Palabra como un Padre de amor (1 Jn 4:8). Su carácter es Santo y perfecto y conocemos de su gran misericordia y amor, de manera que con total confianza podemos declarar:

El juez de toda la tierra, ¿no ha de hacer lo que es justo?” (Gn 18:25).

He aquí, otra faceta maravillosa de la fe cristiana. El conocimiento de Dios trae esperanza. Su Palabra trae confianza a nuestro corazón. Y para los padres que han sufrido una pérdida, conocer que si ponen su confianza en Jesucristo, volverán a ver a sus niños y abrazarlos de nuevo. Sencillamente, porque Dios nos ama, y quiere lo mejor para nosotros (lee Jn 14:1-4). ¡Dios te bendiga!

 

 

Ultimos comentarios
  1. alba hernandez
  2. Mario Saavedra
  3. Alberto
  4. Rodrigo Casallas
  5. jaime aldana
  6. jaime aldana
  7. Alejandro
  8. Arnie E.

Dejar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

veinte − 2 =