Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Compartir en Google+

Preguntas y Excusas: “¿Se debe Adorar a los Ángeles?…”

Pregunta: ¿Se debe adorar a los ángeles?

Respuesta: Los ángeles son seres creados (Neh 9:6). Como seres creados, son realmente inferiores a Dios en todo. Los ángeles son espíritus sin cuerpos (He 1:7), aunque en ocasiones se han mostrado con cuerpos, es decir teológicamente hablando lo que se describe como antropomorfismo, es decir en forma corporal (Capítulo 19 de Genesis; Jueces 2:1, Lucas 1:11-20). No son seres humanos quienes hayan muerto y quienes hayan sido glorificados; fueron creados separados y diferentes a las personas (1 Co 6:3; He 12:22, 23). Los ángeles no tienen los atributos de Dios, aunque su poder y conocimientos son mayores que los del hombre (2 S 14:20; 2 P 2:11). Ellos no se casan, como tampoco mueren (Mr 12:25; Lc 20:34-36). Son seres inteligentes y racionales, pero no son humanos ni divinos.

La terminologia “ángel” en hebreo significa mensajero. Los ángeles fueron creados para ser mensajeros o para servir a Dios en la categoría de mensajeros; para ejecutar su voluntad y propósitos (He 1:14). No obstante, hay ángeles que escogieron ser malos (Satanás y sus demonios), quienes se oponen a Su Reino y voluntad benevolente. Esos ángeles del mal no fueron creados para ser malos, sino que ellos escogieron la rebelión en lugar de la justicia. Siendo que ellos no pueden causar daño a Dios, esos ángeles del mal (demonios) procuran engañar y esclavizar la obra maestra de la creación de Dios – que no es otra que la misma humanidad (2 Co 11:3, 12-15).

Los verdaderos ángeles del cielo tienen, como su primordial papel, ministrar dando alabanzas y adorando al único Dios verdadero (Lc 2:13, 14; Ap 7:11, 12) y a su hijo, Jesucristo (He 1:6; Ap 5:11, 12). Los ángeles ministraron a Cristo cuando vivía sobre la tierra (Mt 4:11; Lc 22:43). Ellos nos ministran como herederos de la salvación (He 1:14). Ellos revelan la voluntad de Dios (Job 33:23).

Sin embargo, es de gran importancia notar que los ángeles no deben ser adorados. La Biblia claramente nos advierte contra tal práctica. La humanidad caída tiene la debilidad de adorar ídolos. Los israelitas – aunque ellos habían visto las señales y prodigios poderosos de Dios día y noche durante el éxodo de Egipto – con todo – demandaron a Aarón que les hiciera un becerro de oro para adorarlo (Capítulo 32 de Exodo).

Una idolatria similar continúa hasta el dia de hoy, a medida que la gente pecadora se mantiene intercambiando la adoración de un Dios glorioso por la adoración hacia la gloria corruptible de las cosas que han sido creadas (Ro 1:21-25). La adoración de los ángeles es prohibida (Col 2:18; lea también en Apocalipsis 19:10; 22:8, 9). Es también prohibido adorar alguna cosa o a alguien que no sea Dios y a Jesucristo. Los ángeles que son leales y obedientes a Dios NO aceptarán ser adorados; le prohíben a cualquiera que se incline para ofrecerles adoración.

 

Ultimos comentarios
  1. oscar
  2. Orlando Cavadía

Dejar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cuatro × uno =