Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Compartir en Google+

El Espíritu Santo: la llave hacia la verdadera plenitud (23).

IX – EL ESPIRITU SANTO.

 A) ¿Quién es el Espíritu Santo?

El Espíritu Santo es probablemente el miembro menos conocido de la Santa Trinidad. Es lamentable decir que hay una falta de conocimiento acerca de El, aún dentro de la iglesia misma. Si no le conocemos, ¿cómo vamos a experimentar los beneficios sobrenaturales que la Biblia afirma, el tiene para los hijos de Dios?  Hay varias razones firmes del porqué esto no debería ser así:

 1- El Espíritu Santo es Dios.

Como el tercer miembro de la Trinidad, El es co-igual con Dios el Padre y Dios el Hijo. Es apropiado, por consiguiente, que se le atribuya la misma reverencia, respeto y honor a El que a las demás deidades. Nunca debemos tratarlo como una deidad inferior. Debemos conocer tanto como nos sea posible de El como conocemos acerca de los otros dos miembros de la Divina Trinidad. El Espíritu Santo no solo es una persona; El es un SER DIVINO. (Juan 1:1). El es DIOS.

 2- El Espíritu Santo es una persona.

Muchos cristianos parecen sentir que el Espíritu Santo es meramente un poder o influencia impersonal. Ellos tratan al Espíritu Santo como si Él fuera “electricidad” o alguna otra forma de poder que pudieran encender o apagar a discreción. Este concepto está muy lejos de la verdad. El es una persona que posee gran autoridad y poder, pero es mucho mas que el poder que posee. Es eminentemente digno del respeto y honor que nos reservamos para el Dios Todopoderoso.

a) El posee las características básicas de la Personalidad.

 “Pero cuando venga el Espíritu de verdad, Él os guiará a toda la verdad; porque no hablará por su propia cuenta, sino que hablará

  todo que oyere, y os hará saber las cosas que abran de venir. El me glorificará.” (Jn. 16:13,14).

                 1- Intelecto: La habilidad para pensar y razonar.

                 2- Sensibilidad: La habilidad para sentir las cosas.

                 3- Voluntad: La capacidad de escoger y decidir.

b) Expresiones de su poder.

Un mero poder o influencia no sería capaz de sentir aquellas cosas que la Biblia afirma que El Espíritu Santo siente y experimenta.

Por ejemplo, somos exhortados a no contristar el Espíritu Santo (Ef. 4:30).

 Ananias y Safira mintieron contra el Espíritu Santo (Hch. 5:3,4).

Sabemos que un poder no puede ser contristado. Usted no puede contristar la electricidad. Tampoco puede mentirle, ni tentarla. Un poder impersonal es incapaz de tales sentimientos. Pero una persona puede ser contristada, ofendida, molestada, tentatada o se le puede mentir.  Note algunas expresiones de personalidad atribuidas al Espíritu Santo:

                  – Puede sentir: Ef. 4:30

                  – Puede consolar: Hch. 9:31

                  – Puede pensar: Rom. 8:26

                  – Puede hablar: Hch. 13:2

                  – Puede orar: Rom. 8:26

                  – Puede enseñar: Jn. 14:26

                  – Puede expresar su voluntad: 1 Cor. 12:11

                  – Puede prohibir: Hch. 16:6

                  – Puede obrar milagros: Hch. 19:6

c- Él no es un poder impersonal.

 Una de las razones por las cuales muchos se refieren a Él simplemente como un mero poder o fuerza es debido aciertos nombres que se le  atribuyen en las escrituras para describir su ministerio. A veces es  llamado viento, lluvia, aceite, fuego, etc… pero todos ellos, son símbolos o nombres de varios ministerios que el ejecuta; sin embargo, Él mismo como Dios es mucho mas grande que esos ministerios a través de los cuales opera y se manifiesta.

 3- Esta es la época del Espíritu Santo.

Él es el otro Consolador, quien ha tomado el lugar de Jesús (Jn. 14:16). Este período de la historia es el TIEMPO DE LA LLUVIA TARDIA (Zc. 10:1). O el tiempo de la actividad mas grande del Espíritu Santo que la iglesia jamás haya conocido. Por consiguiente, necesitamos saber tanto como nos sea posible acerca de su persona. Pues el vive en nosotros. Somos su templo. Y los vasos de barro a traves de los cuales manifestará su gracia y poder a nosotros y a los que nos rodean. Es entonces, asunto de vital importancia el conocerle como persona. Amarle. Desearle. Anhelarle con todo nuestro corazón.

 B) LA IMPORTANCIA DEL BAUTISMO DEL ESPÍRITU SANTO

Esta es una frase algo controversial la cual tiene respaldo bíblico firme. Esta aparece cuatro veces en los evangelios y dos veces en el libro de los Hechos (Mt. 3:11; Mr. 1:8; Lc. 3:16; Jn 1:33; Hch. 1:5; y 11:16).

Bautizar significa sumergir completamente, o “sumergir dentro de”. Esta tiene un significado aún mas profundo, que es sumergir dentro de un elemento que tiene el poder para cambiar aquello que envuelve o cubre. Un buen ejemplo de esto es cuando se toma una indumentaria y se le cambia de color; tal vestidura o ropa se sumerge dentro de un elemento que transforma radicalmente la vestidura.

 El ser bautizado en el Espíritu, es ser sumergido, metido, sepultado, rodeado completamente por, envuelto totalmente por el Espíritu santo.

Ahora bien, ¿Cuál será la evidencia inicial de que nosotros hayamos recibido la plenitud del Espíritu Santo?

Ultimos comentarios
  1. Ernesto Guarnizo
  2. yusep77
  3. jose luis teran
  4. sergio moreira
  5. Cary
  6. Raul Ismael
  7. are
  8. Eduardo
  9. gloria patricia villegas
  10. ricardo caldelas duran
  11. claudia jaimes
  12. sergio moreira
  13. Eliecel Disla
  14. Samuel
  15. jorge
  16. adriana

Dejar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

siete − 4 =