Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Compartir en Google+

SANIDAD INTERIOR: “¿Porqué un seminario?” (Pte 4)

cd699f134_b.jpg

b) Trayendo sanidad a través de la enseñanza de la palabra de Dios.

Hoy mas que nunca debemos hacer énfasis en el poder sanador en el Nombre de nuestro Señor Jesucristo…nuestra fe debe ser motivada por una enseñanza poderosa de la palabra.

La enseñanza bíblica nos educa sobre la manera correcta de pensar y creer para recibir milagros. Los que no deberían ser ocacionales… ¡en la verdadera iglesia de Jesucristo – si creemos – que El es el mismo, hoy, ayer y por los siglos!

Debemos instruirnos sobre los frutos del Espíritu Santo en nosotros. Estos frutos son anabólicos, es decir, edifican la vida emocional y el carácter, en contraste con las obras de la carne, que son catabólicas, o sea que destruyen las almas de los hombres.

c) Trayendo sanidad a traves de la comunión en la Santa Cena del Señor.

Que bíblicamente es un servicio de sanidad. Debemos aprender sobre la manera correcta de participar de la Santa Cena. Si así lo hicieramos decubriríamos bendiciones sobrenaturales – cada vez que participamos de este privilegio a la mesa del Señor – en nuestra congregaciones locales. Beneficios espirituales, psicológicos y físicos. Esto solo de pasada, como una señal que te da el Espíritu para recibir mas de tu Padre Amoroso que desea darte lo mejor. Este es un tema que tratamos mas profundamente en nuestro instituto bíblico.

Concluyendo, la iglesia de Cristo es la institución terapéutica por excelencia en este mundo, porque Jesús le ha confiado la autoridad en Su Nombre para sanar enfermos y hechar fuera demonios.

¿Somos los cristianos concientes del poder que nos a confiado Dios?

“Porque no me averguenzo del evangelio, porque es poder de Dios para salvación a todo aquél que cree…” (Rom. 1:16).

Aquí la palabra “salvación” es aplicada al orden total de cualquier necesidad humana, espiritual, emocional o física. Por eso hoy estamos aquí. Por eso Dios te ha traído delante de su palabra. Cualquiera sea tu necesidad, el poder de Dios está disponible para todo aquel que cree. A través de este dia Dios esta sembrando su palabra y generando fe en tu corazón para que recibas tu milagro.

El mismo Jesucristo que dijo estas palabras está hoy aquí, escúchalo:

“El Espíritu del Señor está sobre mí,

Por cuanto me ha ungido para dar buenas nuevas a los pobres;

Me ha enviado a sanar a los quebrantados de corazón;

A pregonar libertad a los cautivos,

Y vista a los ciegos;

A poner en libertad a los oprimidos;

A predicar el año agradable del Señor”. (Lc. 4:18, 19b).

Esta misma unción, ahora reposa sobre la iglesia. Y cada cristiano tiene le llamado de recibirla para continuar haciendo lo que Cristo hizo. ¿Estás dispuesto?

Claro que al llegar a este punto tal vez te preguntas… ¿y por dónde comenzaremos?

(Próxima entrega: “Espíritu, alma y cuerpo, su diferencia e interrelación”)

Ultimos comentarios
  1. Domingo Castro
  2. yemmy
  3. yemmy
  4. yemmy
  5. mario goyzueta
  6. manuel
  7. Janeth
  8. lita
  9. admin
  10. job
  11. geronimo lorenzo reynosa
  12. alba rosa barbitta
  13. Jose
  14. CARMEN FARFAN
  15. Adrian Ruben Azocar Arg.

Dejar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

20 − veinte =