Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Compartir en Google+

SANIDAD INTERIOR: Las carencias afectivas (Pte 13)

                                                   familia_2.jpg

 

Un poeta dijo: “no solo quiero saber que me aman; también necesito que me lo digan”. Y Sigmund Freud sostenía que lo contrario del amor no era el odio sino la indiferencia. El afirmaba: “Creemos, con razón, que tanto con el amor como con el odio la persona siente que existe, mientras que la indiferencia representa la no existencia”.

Muchas veces inconscientemente, le estamos diciendo al que está a nuestro lado:

Te pido que me ames o que me odies, pero por favor hazme sentir que estoy vivo”.

Si no me das un beso, dame una cachetada”.

Es evidente que no hay peor sentimiento, en la vida de un ser humano, que de darnos cuenta que para el otro no existimos. De alguna manera, todos aspiramos a sentirnos reconocidos en el otro. Así, el rechazo y el abandono pueden producir distintos trastornos en la conducta de una persona.

Muchas personas que tienen alteraciones espirituales, mentales y emocionales, por lo general, no han tenido satisfechas sus necesidades de amor y afecto en su niñez.

Hay una frase que dice: “Muchas de tus tristezas inexplicables tienen una sola explicación: no amaste como los otros necesitaban o no te amaron como esperabas”.

Hasta este punto, mis queridos hermanos/as, amigo/a: al recordar tu infancia, ¿Sientes que no te amaron como te hubiera gustado?, ¿Has pasado por circunstancias en donde te has sentido rechazado?

EN ESTE TIEMPO, DIOS QUIERE SANAR TU VIDA DE TODA FALTA DE

AMOR, DE TODO RECHAZO Y ABANDONO.

Recordemos entonces con respecto al rechazo y abandono que entre las causas que se pueden dar – por las cuales esto sucede – la razón básica y última es el egoísmo que brota de SUS PROPIAS EXPERIENCIAS DE RECHAZO.

– Hay dos tipos de rechazo:

a) Rechazo abierto: es definido como conducta obvia que lleva un mensaje: “el niño no es amado”.

Decir al niño que no fue deseado.

Decir al niño que hubiera preferido que no naciera.

Decir al niño que esperaban un hijo del sexo opuesto.

Ej. “No se para que te traje al mundo”; “Estúpido, inútil, nunca vas a llegar a nada…”.

Tendrías que aprender de tu hermano”… “El sí que es un ejemplo… Siempre serás un infeliz”…

b) Rechazo cubierto o cerrado: tiene lugar de maneras mas sutiles, que muchas veces, no expresan la intención de los padres.

La muerte del padre, por ej. puede ser percibida por el niño como un rechazo.

La sobreprotección también tiene la tendencia de no permitir al niño desarrollarse normalmente. Ej. “Mis padres, gracias a Dios, fueron maravillosos; me amaron tanto que hicieron todo por mí”.

Niños que están frente a una situación de divorcio.

Padres que hacen diferencia entre hermanos.

    – Algunos síntomas:

Sentimientos de: indignidad, culpa, desvalorización, depresión.

Incapacidad de expresar los sentimientos.

Aislamiento emocional. Perfeccionismo. Miedos.

Autocondenación. Preocupaciones y dudas.

Imágenes de Dios erróneas: Dios indiferente, severo, etc.

 

D) MINISTRANDO EN LA PRACTICA: Comprendiendo la importancia del perdón.

Hemos recorrido hasta aquí un camino – que no me cabe la menor duda – habrá traído recuerdos dolorosos en muchos de ustedes. No te culpes ni te sientas indigno, difícilmente habrá aquí alguno de nosotros que no haya vivido en algún momento de su vida sucesos dolorosos y que nos han marcado. DIOS QUIERE HOY SANAR TUS HERIDAS Y DARE UN PRESENTE NUEVO. EL COMPRENDE TU DOLOR… MEJOR QUE NADIE Y ESTA AQUÍ AHORA MISMO…

Sin embargo debemos ser realistas. Hay personas, que permanecen atados a estas ligaduras por años, y lo mas triste de todo, nos referimos a un gran porcentaje de cristianos, sinceros y devotos. Muchos concurren a sus iglesias normalmente pero sus vidas se van convirtiendo en un infierno. Muchos desconocen que las heridas y traumas son puertas abiertas a los demonios. El resentimiento y la bronca acumulada hacia aquellos que nos hicieron daño o abusaron de nosotros. Como puede ser esto nos preguntamos. Aunque parezca increíble es muy sencilla la respuesta. Los cristianos no caminan verdaderamente libres por una sola causa:

SE NIEGAN A PERDONAR A QUIENES LES DAÑARON.

(Próxima entrega: Comprendiendo la importancia del perdón.)

 

Ultimos comentarios
  1. Ojeda María José
  2. ZACARIAS
  3. rosa
  4. hector fabian
  5. sergio moreira valenzuela
  6. Alma Yulieth Castro
  7. LUISA
  8. gloria patricia
  9. yudis Manotas de Barandica
  10. Maria Dolores González
  11. lety de la cruz
  12. adriana ortiz
  13. silvia quiroz ticles
  14. GERMAN
  15. CRIS
  16. ethel
  17. lety
  18. Eduardo
    • admin

Dejar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

seis + veinte =