Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Compartir en Google+

SANIDAD INTERIOR: Maldiciones por pecados personales. (Pte 18).

cd751f043_a.jpg 

A) CARACTERISTICAS: (Continuación…)

 

3- Maldiciones por pecados personales.

 

Estas son las que entran por la puerta del pecado, según Dt. 27:26: “Maldito el que no confirmare las palabras de esta ley para hacerlas…”

El pecado es la desobediencia a los mandamientos de Dios. A los ojos de Dios, la obediencia parcial es desobediencia. Un ejemplo de esto lo encontramos en el rey Saúl. Dios ordenó a Saúl que destruyera a los amalecitas, quienes habían atacado a los israelitas al salir del desierto para entrar a la tierra prometida, Canaán. Dios había pronunciado un juicio de maldición sobre los amalecitas: “…Escribe esto para memoria en un libro, y di a Josué que raeré del todo la memoria de Amalec de debajo del cielo”, Ex. 17:14.

Años mas tarde, el juicio sobre amalec estaba listo para hacerse efectivo, y Dios ordenó a Saúl destruir a los amalecitas, (1Sam. 15). Sin embargo, Saúl perdonó al rey Agag y a lo mejor de su hacienda.

 

cd512f25_b1.jpg 

La obediencia parcial de Saúl se juzgó como rebelión – incluso, se igualo al pecado de la hechicería o adivinación. Debido a esa desobediencia Dios quitó a Saúl de su reinado.

El fracaso, la falla, el rehusarse a obedecer los mandamientos de Dios, siempre trae maldiciones del pecado, por eso es sabiduría andar en los mandamientos de Dios.

 

La palabra de Dios, enumera muchos pecados cuyas consecuencias son maldiciones, por ejemplo:

1- Idolatría (hacer o adorar ídolos). Dt. 27:15; Ex. 20:5.

2- No honrar a los padres. Dt. 27:16.

3- Defraudar al prójimo. Dt. 27:17.

4- Crueldad contra una persona inválida. Dt. 27:17.

5- Oprimir a los indefensos. Dt. 27:19.

6- Fornicación. Dt. 22:21-29.

7- Incesto. Es decir, relaciones sexuales con la hermana, la suegra, o la mujer del padre.

8- Relaciones sexuales con cualquier animal. Dt.27:21.

9- Adulterio. Núm.5:27; Lev. 20:10; Dt. 22:22-27; Job 24:15-18.

10- Relaciones homosexuales. Gn. 19:13, 24, 25; Lv. 20:13.

11- Relaciones sexuales durante la menstruación. Lv. 20:14.

12- Desposar a una mujer y a su madre. Lv. 20:14.

13- Rapto. Dt. 22:25.

14- Hijos concebidos fuera del matrimonio. Dt.23:2.

15- Poseer o tener objetos malditos. Dt.7:25-26.

16- Toda práctica de ocultismo, (adivinación, hechicería, conjuros o ensalmos, brujería, consultar un médium, consultar a los muertos). Lv. 20:6, 27; Dt. 18:9-13.

17- Asesinato. Dt. 27:24.

18- Asesinar por dinero, (sicarios, esto incluye los que reciben dinero por hacer abortos). Dt. 27:25.

19- Abandonar a Dios. Dt. 28:20.

20- No servir al Señor con gozo y alegría en la época de prosperidad. Dt. 28:46.

21- No reverenciar el Nombre de Dios. Dt. 28:58.

22- Presumir al pensar que uno puede ignorar la palabra de Dios y seguir su propio camino. Dt. 29:19.

23- Maldecir o maltratar a la simiente de Abraham. Gn. 12:3; 27:29; Nm. 24:9.

24- Rehusarse a colaborar en la lucha de Dios. Jue. 5:23; Jer. 48:10b.

25- No dar la gloria a Dios. Mal.2:2.

26- Robar a Dios en los diezmos y ofrendas. Hag. 1:6-9; Mal. 3:9.

27- Descuidar la obra del Señor. Jer. 48:10a.

28- Desviar a otros del camino del Señor y llevarlos a religiones falsas. Dt. 13:18-21.

29- Quitar o agregar a la palabra de Dios. Ap. 22:18-19.

30- Enseñar a ser rebeldes contra el Señor. Jer. 28:16,17.

31- Rehusarse a advertir a quienes pecan. Ez. 3:18-21.

32- Respetar el dia de reposo. Ex. 31:14; Núm. 15:32-36.

33- Pervertir o cambiar el evangelio de Cristo. Gál. 1:8,9.

34- Maldecir a los propios gobernantes. Ex. 22:28; 1Re. 2:8,9.

35- Rehusarse a perdonar a los demás después de pedir a Dios que nos perdone. Mt.18:34,35.

36- Sacrificar niños (por ej. abortos). Lev. 18:21; Dt. 18:10.

37- Desobedecer cualquier mandamiento de Dios. Dt. 11:28; 27:26.

 

LA OTRA MANERA es comparar nuestra vida actual, con las bendiciones que Dios ha prometido para quienes le aman – y que están enumeradas en Dt. 28:1-14.

 

¿Nos ha puesto Dios arriba y prestamos a muchos, sin tener que pedir prestado? ¿Sómos cabeza y no cola? ¿Se caracteriza nuestra vida por ser fructífera? ¿Tenemos prosperidad en nuestro entrar y en nuestro salir? ¿Estamos libres de molestias y ataques de nuestros enemigos, tanto físicos como espirituales? ¿Hay éxito en nuestras vidas? ¿Nuestra relación con Dios es gratificante? ¿Reconocemos y cumplimos sus propósitos?

Estas son las señales de una existencia bendecida. Si no se está gozando de bendición, entonces se está sufriendo de maldición, no hay términos medios.

 

También para saber si las maldiciones están en acción, podemos buscar sus efectos. Los mas comunes son pobreza, esterilidad, enfermedades, dolencias crónicas, fracasos, derrotas, humillaciones, alteraciones mentales, tormentos, traumas constantes, obstáculos espirituales, dominio por parte de los demás y abandono tanto de Dios como de quienes nos rodean. Dt. 28:20-68.

 

Cómo alguien dijo que “un ejemplo habla mas que mil palabras”, les comparto uno narrado por Frank Hammond en su libro “Rompiendo las maldiciones”, el nos dice: “Los líderes de una iglesia que nos habían invitado trajeron un hombre para que le ayudásemos. Estaba enfermo mentalmente. Se encontraba en esta condición por mas de diez años, y era incapaz de sostener a su esposa y tres hijos. La carga era muy pesada para la familia. Por medio de “una palabra de conocimiento”, supimos que el problema mental de este hombre se debía a una maldición por un pecado. Había cometido alguna clase de pecado por la que llevaba una pesada culpa, y la culpa le había vuelto loco por completo.

Confrontamos a este hombre con la “palabra de conocimiento”, pero estaba muy avergonzado para decirnos lo que había hecho. Después de mucha persuasión amorosa, por último, nos confió que de muchacho se había levantado en una finca y allí cometió el pecado de bestialidad con varios animales.

Estaba convencido que ese pecado era imperdonable, y que era inútil confesárselo a Dios. Por medio del intérprete le hicimos saber que Dios le iba a perdonar si se arrepentía y pedía perdón a Dios. Le guiamos en una oración de confesión, y echamos fuera los demonios de las maldiciones.

 

Al dia siguiente, la esposa supo que estaba perfectamente liberado. Dijo: “Es como un pájaro fuera de su jaula. No se da cuenta que es libre”.

Meses mas tarde recibimos una carta de aquél hombre. Ya no estaba mentalmente enfermo había regresado al trabajo poco después de haber orado por él.

Y dos años depués, regresamos a ese país. Cuando el hombre que había sido liberado de la maldición de la enfermedad mental, (consecuencia del pecado de bestialidad), supo que estábamos allí, nos invitó a su casa para ofrecernos una comida como manifestación de gratitud. Celebramos su liberación con la familia y los amigos y dimos toda la alabanza a Jesús nuestro libertador.”

 

Ultimos comentarios
  1. lucy
  2. nelson rodriguez
  3. sergio moreira
  4. MICAELA
  5. rhina
  6. geronimo lorenzo reynosa
  7. lety de la cruz
  8. gloria patricia villegas
  9. Laura Estrada
  10. admin
  11. lucas reaño wong
  12. Gabriel
  13. cecilia abalos

Dejar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

4 − cuatro =