por JOSE YOUNG Pablo y Santiago nos aconsejan a recibir cualquier sufrimiento como una