6. La sexta razón en favor de la oración, constante, perseverante y victoriosa, es