• Cristo, cuando aún éramos débiles, a su tiempo murió por los impíos. (Ro. 5:6).