«Porque ¿quién de vosotros, queriendo edificar una torre, no se sienta primero y calcula