En el capítulo 6 de la Epístola a los Efesios, versículo 18, se encuentran