4- LO QUE EL PREDICADOR CRISTIANO NO DEBE DESCUIDAR (Continuación…) B) SU LECTURA