Atleta olímpico Usain Bolt glorifica a Dios, “Me siento bendecido”

bolt_3

Atleta olímpico Usain Bolt glorifica a Dios, “Me siento bendecido”Usain Bolt está contando sus bendiciones, mientras se prepara para competir por la medalla de oro en los Juegos Olímpicos que se celebrarán dentro de los tres meses en Río de Janeiro.

La recuperación de una lesión en el muslo, el velocista de Jamaica, que en la actualidad es considerado el hombre más rápido del mundo, se declaró “bendecido”, completando la primera carrera del año anterior a los Juegos Olímpicos sin ningún tipo de lesiones.

Durante años, Bolt expresó públicamente sobre su fe cristiana, que fue impartida a él desde la infancia. Pero el atleta admite que después de sobrevivir a un grave accidente de coche en 2009, sintió que su fe se fortalecía.

“Ese accidente me hizo reaccionar,Aunque mi familia me crió en los valores cristianos, cuando llegué a Kingston, deje de asistir a la iglesia y me fui olvidando de las cosas de Dios”, dijo a la BBC .

Al hablar sobre el accidente, el atleta dijo que experimentó una liberación, que le llevó a ser testimonio a la gente, para animarles.

“Tantas cosas podrían haber sucedido en ese accidente de coche, pero salí ileso, sin problemas. Así que cuando recuerdo ese momento me siento bendecido por haber sobrevivido. Ya que quiero inspirar a los demás”, dijo.

Usain Bolt praying

Usain Bolt orando

Bolt hizo historia en los Juegos Olímpicos de Londres (2012) como el primer hombre para defender el título olímpico de 200 M después de ganar el evento en los Juegos Olímpicos de Pekín 2008. El atleta también glorificó a Dios en Twitter para la vida a su entrenador, Glen Mills quien lo ayudó a entrenar para los Juegos Olímpicos.

“Un gran agradecimiento va para el mejor entrenador, Glen Mills. Realmente, nuestro Padre Celestial me ha bendecido el día en que te puso en mi vida”, tuiteó Usain. “Quiero agradecer a Dios por todo lo que hizo para animarme. Sin él nada de esto no sería posible.”

Ahora, Bolt se prepara para defender sus títulos en 100, 200 y 400 metros en los Juegos Olímpicos Río 2016.

Fuente Gospel Prime

«¿La Salvación se Pierde?»…

¿La salvación se pierde cuando uno peca ? Ayudarme a entender este tema.”

No creo que no haya cristiano, sincero en su corazón, que no se haya hecho esta pregunta. Ahora bien, debido a que son respuestas y no estudios completos (lo que llevaría mucho mas tiempo y espacio) trataremos de ser concretos. A la vez que daremos datos bíblicos para que cualquiera pueda profundizar el tema mediante su propio estudio en la biblia.

En este caso responderemos a la pregunta reflexionando sobre dos aspectos ligados a la misma. Esto es: 1- ¿La salvación se pierde? 2- ¿que debe hacer el cristiano cuando peca?

1- ¿La salvación se pierde?

Cuando nos acercamos a las páginas de la biblia con objetividad, encontramos con sorpresa que hay suficientes cantidad de textos bíblicos  ya sea para afirmar que la salvación se pierde, como también  que no se pierde. ¿es esto un problema? Sólo si tomamos textos aislados. Olvidando así  que la biblia debe estudiarse como un todo. Ya que toda la biblia es palabra de Dios.

Lo primero que tenemos que ver entonces es, lo que Dios afirma acerca de la salvación. Lo veremos en este orden:

a) Dios no quiere que nadie se pierda. 2 Pedro 3:9 Es muy importante que usted lea los textos que iremos mencionando.

b) Dios no envió a Jesús para condenar sino para salvar a la humanidad. S. Juan 3:17

c) Así, el regalo de Dios para los que se arrepienten y creen es la vida eterna. Lucas 5:32; S.Juan 3:3; Romanos 6:23.

La biblia es muy clara en esto. El deseo del corazón de Dios es que cada ser humano sea salvo. Y esa es la oportunidad que se nos brinda a través de Jesucristo. Dios siempre quiere lo mejor para nosotros. S. Juan 316; Lúcas 19:10; Romanos 5:8.

En segundo lugar, la biblia afirma que hemos nacido de nuevo. Dios lo dice, así que nunca dude. Aún así puede meditar en los siguientes textos. I Pedro 1:3-5; Juan 10:27-29; Romanos :38,39 y Efesios 1:13.

En tercer lugar, aunque usted es salvo, la biblia nos alerta de que ¡no debemos descuidar nuestra salvación! ¿Qué quiere decir esto? El Nuevo testamento afirma reiteradamente que aunque ya hemos recibido la salvación esta todavía no se ha consumado. Lea I Tes. 5:8-10 note que Pablo por un lado le dice a los creyentes de Tesalónica que se vistan “con la esperanza de salvación cómo yelmo.” Y luego añade que Dios nos ha puesto “…para alcanzar salvación.” Así vemos que la salvación es nuestra en el presente pero debe consumarse en el futuro. Parece contradictorio pero no lo es. De la misma manera, por ejemplo, cuando una persona ha recibido una herencia y está legalmente todo establecido, pero hasta que no se cumplan las condiciones que pueden ser, hechos concretos, fechas etc. no podrá disfrutar plenamente de la misma. Sin embargo mientras espera es el dueño de la herencia. Así con el cristiano y su herencia o salvación.

Relacionado con esta advertencia el escritor de hebreos nos exhorta,  casi con desesperación santa, a no descuidar nuestra salvación. Lea Hebreos 2:1 atentamente. El v.1 nos advierte del peligro de “deslizarnos” , el v.2 la consecuencia para los que desobedecen deliberadamente y el v.3 dice: “¿cómo escaparemos nosotros si descuidamos una salvación tan grande…?”

Así vamos concluyendo, que aunque somos salvos, cada día debemos vivir en una actitud de arrepentimiento. Con el deseo de vivir en santidad. Es importante entender, que es imposible que un cristiano no peque. Aun pablo expresaba su conflicto con el pecado en su propia naturaleza humana cuando decía “no hago el bien que quiero, sino el mal que no quiero, eso hago” y pone fin a su lucha interior exclamando “gracias doy a Dios por Jesucristo señor nuestro.” Lea Rom. 7: 15-25. El ser cristiano no me libra todavía de mi naturaleza pecadora. Lo que debe quedar claro es que el pecado siempre en la vida del cristiano debe ser una excepción  nunca una forma de vida. La salvación no se pierde cuando pecas a menos que lo hagas deliberadamente y decidas vivir voluntariamente lejos de Dios. En ese caso vale la advertencia “¿cómo escaparemos si descuidamos…?”…el descuidado es el que no le importa la salvación, mientras que el verdadero cristiano siente la necesidad de buscar a Dios en arrepentimiento, día a día, y de agradarle.

2- ¿Qué debe hacer el cristiano cuando peca?

Es normal que luego que hemos pecado nos sintamos deprimidos y con un hondo sentimiento de culpa. En realidad esto es bueno. El Espiritu Santo nos muestra su tristeza para que reflexionemos y nos volvamos a Dios en arrepentimiento.

Lo primero que debemos hacer es volver a Dios y pedirle perdón. Debemos hacerlo cuanto antes. Alguien dijo que lo importante no es las veces que te caes sino lo rápido que te levantas. Dios es nuestro padre. No nuestro juez. Es un padre misericordioso. El es paciente y todo amor.

Lo segundo, creerle a su palabra. “Si confesamos nuestros pecados, él es fiel y justo para perdonar nuestros pecados, y limpiarnos de toda maldad.” I Juan 1:9 Una vez que le cuenta a Dios su falta y le pide ayuda para superar ese hábito o debilidad, quédese tranquilo, recuerde que él es fiel y justo. No usted. El. Y él a ha decidido amarle y perdonarle siempre. Ah! Y no se preocupe si ha veces tiene que ir muchas veces en un dia…su amor es eterno. Isaías 1:18

En tercer lugar, eche fuera de su mente el espíritu de condenación  Dios perdona y olvida. Haga usted lo mismo. El padre celestial te dice: “Yo, yo soy el que borró tus rebeliones por amor de mí mismo,y no me acordaré de tus pecados.” Isaías 43:25; Romanos 8:1 ¡Alégrese en el perdón liberador del padre por medio de Jesucristo! Y recuerde la salvación consiste en una decisión voluntaria de amar a Dios por sobre todas las cosas cada día.

“Amados míos, así como mientras estuve con ustedes, solían obedecer fielmente mis instrucciones, ahora que estoy lejos deben procurar mucho más hacer las cosas como corresponde a los salvos, obedeciendo a Dios con gran reverencia, apartándose de cuanto pueda desagradarle.” Fil. 2:12 (LA BIBLIA AL DÍA INTERNACIONAL).

Anote estos textos y memorice alguno de ellos para cuando sienta dudas del perdón o se sienta en condenación. Ef. 1:6,7; Salmo 85:2; 2 Cor. 5:17; Salmo 103:12; 1 Juan 1:9 y 2:1; Heb. 8:12; Isaías 1:18; 43:25; 55:7; Col. 2:13 y 3:13; Mar. 11:25; Jer. 33:8; Sal. 32:1,2

 

Preguntas y Excusas: «Creo que Dios es demasiado bueno como para condenar a alguien.»

 

Excusa: «Creo que Dios es demasiado bueno como para condenar a alguien.»

Respuesta: Eso no es lo que dice la Biblia. «Por tanto, no se levantarán los malos en el juicio, ni los pecadores en la congregación de los justos.

Porque Jehová conoce el camino de los justos; mas la senda de los malos perecerá» (Sal 1:5, 6).

Dios determina su salvación o condenación sobre la única base de su aceptación o rechazo de Jesucristo (Jn 12:48).

No es Dios quien es duro. Es el corazón del ser humano el que se endurece.

«Pero por tu dureza y por tu corazón no arrepentido, atesoras para ti mismo ira para el día de la ira y de la revelación del justo juicio de Dios » (Ro 2:5).

Cada mensaje de Dios procura llevar a cada ser humano hacia el arrepentimiento (2 P 3:9).

Éste es el único y principal propósito de que el Padre enviara a su Hijo al mundo. Lea Juan 3:16 y 17.

 

Preguntas y Excusas: ¿Hay que Temer el Tribunal de Cristo?‏

5:10 Porque es necesario que todos nosotros comparezcamos ante el tribunal de Cristo, para que cada uno reciba según lo que haya hecho mientras estaba en el cuerpo, sea bueno o sea malo. 2 Corintios.

Pregunta: ¿Hay que Temer el Tribunal de Cristo?‏

Respuesta:Todos hemos de comparecer ante el tribunal de Cristo” (Romanos 14:10). El que no haya creído en Cristo tendrá que comparecer ante el tribunal de Dios (Apocalipsis 20:12) y será condenado. El mal que haya cometido de ninguna manera podrá ser borrado por el bien que haya hecho. Pero si acepté a Jesucristo no iré a juicio, porque el castigo que merecían mis faltas ya lo recibió Jesucristo, mi Salvador. “El que oye mi palabra, y cree al que me envió, tiene vida eterna; y no vendrá a condenación, mas ha pasado de muerte a vida” (Juan 5:24).

Sin embargo, como creyente tendré que presentarme ante el tribunal de Cristo para que todo sea puesto a la luz. Será el día del juicio de mis obras. No habrá ninguna condenación, ya que mis pecados han sido perdonados. Habrá una pérdida en relación con el mal que haya cometido… o una recompensa: el Señor recompensará todo el bien que haya hecho por él, incluso un vaso de agua dado en su nombre.

La idea del tribunal no me asusta, porque el juez que lo presidirá será mi Salvador, quien llevó él mismo mis pecados. Allí estaré en presencia de su perfecta gracia; conoceré su apreciación de mis hechos y me maravillaré de la inmensidad del amor divino. Esta perspectiva en el fondo es estimulante para mí, pues me hace ser consciente de la seriedad de la vida y me anima a vivir más cerca del Señor.

 

Preguntas y Excusas: “Ahora no puedo… tal vez mas adelante…”

 

Excusa: “Ahora no puedo… tal vez mas adelante…”

Respuesta: Cada vez que usted dice que no, le será más difícil decir que sí. El día y la hora es hoy.

He aquí ahora el tiempo aceptable; he aquí ahora el día de salvación.” (2 Co 6:2).

Buscad a Jehová mientras puede ser hallado. El tardarse al respecto, es una decisión por el camino equivocado.

Si oyereis hoy su voz,

No endurezcáis vuestros corazones.” (Heb 4:7).

Mañana es el día en el cual el hombre ocioso trabaja, el ladrón viene a ser honesto, el borracho es sobrio, etc. Mañana es un período que no se encuentra en ningún lugar excepto quizás, en el calendario del necio. El llamado de Dios no es un llamado para mañana, sino para hoy.

 

 

 

Preguntas y Excusas: «Tengo miedo a las persecuciones…»

Excusa: “Tengo miedo a las persecuciones…”

Respuesta: Es una cobardía negar a Jesucristo.

Pero los cobardes e incrédulos, los abominables y homicidas, los fornicarios y hechiceros, los idólatras y todos los mentirosos tendrán su parte en el lago que arde con fuego y azufre, que es la muerte segunda.” Ap 21:8.

Porque el que se avergonzare de mí y de mis palabras en esta generación adúltera y pecadora, el Hijo del Hombre se avergonzará también de él, cuando venga en la gloria de su Padre con los santos ángeles.” Mr 8:38.

Pues tengo por cierto que las aflicciones del tiempo presente no son comparables con la gloria venidera que en nosotros ha de manifestarse.” Ro 8:18.

Es todo o nada.

Si sufrimos, también reinaremos con él;
Si le negáremos, él también nos negará.” 2 T 2:12.

Cuando usted se une a una compañía selecta, tiene la oportunidad de la vida para realizar algo que vale la pena.

Bienaventurados seréis cuando los hombres os aborrezcan, y cuando os aparten de sí, y os vituperen, y desechen vuestro nombre como malo, por causa del Hijo del Hombre.

Gozaos en aquel día, y alegraos, porque he aquí vuestro galardón es grande en los cielos; porque así hacían sus padres con los profetas.” Lc 6:22,23.

El no le pide que haga algo por El que El no haya hecho por usted (He 12:2).

¡Que privilegio tan grande nos ha sido dado! ¡Vivir y morir para El! ¡Bendiciones!

 

Preguntas y Excusas: ¿Qué sucederá a los que mueren en la infancia?

Pregunta: ¿Qué sucederá a los que mueren en la infancia?

Respuesta: Siendo que Cristo murió por todos los pueblos y razas del mundo – y siendo que es necesario recibir la salvación por una decisión personal – es muy normal que surga esta pregunta.

Así que, lo primero que debemos comprender, es que los que mueren antes de alcanzar la capacidad mental para hacer una decisión personal, para aceptar o rechazar la obra que Cristo realizó a favor de todos, son cubiertos por su sacrificio expiatorio en la cruz. De manera que al partir de este mundo van directamente a la presencia de Dios, en el cielo. El pecado de rechazar el plan de Dios y su provisión para la salvación a través de Jesucristo, no es posible para un infante o un niño en su temprana edad.

En un punto del desarrollo mental, emocional y espiritual de un niño, él o ella es responsable de hacer una decisión consciente de creer y recibir la salvación en Cristo. Los niños pueden alcanzar ese punto en edades diferentes conforme al desarrollo personal de cada uno.

De aquí se desprende que es muy importante que las iglesias provean enseñanzas y ministerios evangelísticos al nivel apropiado de las edades de los niños en un lenguaje que ellos puedan asimilar para que puedan aceptar la salvación de Cristo.

Los niños pueden ser salvos; ellos también están capacitados para adorar, orar, aprender o memorizar porciones bíblicas y aun para ministrar a otros. Cada niño debe ser enseñado a funcionar como parte de una iglesia y cómo vivir como un discípulo de Jesús (Mt 18:1-6; 19:13-15).

En esta cuestión de la salvación para los que no han alcanzado todavía el desarrollo mental para hacer una decisión de recibir a Cristo, tenemos que dar gracias a Dios que El se revela en su Palabra como un Padre de amor (1 Jn 4:8). Su carácter es Santo y perfecto y conocemos de su gran misericordia y amor, de manera que con total confianza podemos declarar:

El juez de toda la tierra, ¿no ha de hacer lo que es justo?” (Gn 18:25).

He aquí, otra faceta maravillosa de la fe cristiana. El conocimiento de Dios trae esperanza. Su Palabra trae confianza a nuestro corazón. Y para los padres que han sufrido una pérdida, conocer que si ponen su confianza en Jesucristo, volverán a ver a sus niños y abrazarlos de nuevo. Sencillamente, porque Dios nos ama, y quiere lo mejor para nosotros (lee Jn 14:1-4). ¡Dios te bendiga!