8. La octava razón por la que debe haber oración constante, perseverante, desvelada