La palabra de Dios es viva y eficaz y más cortante que toda espada