9. La novena razón para la oración constante, persistente, desvelada y triunfante es que