5. Hay otra razón a favor de la oración constante, desvelada y triunfante, que