Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Compartir en Google+

Cuando llega la Prueba.‚ÄŹ

Jehová dio, y Jehová quitó; sea el nombre de Jehová bendito.  Job 1:21

Hab√©is o√≠do de la paciencia de Job, y hab√©is visto … ¬†que el Se√Īor es muy misericordioso y compasivo. Santiago 5:11

 Cuando llega la Prueba.‚ÄŹ: temas escogidos

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Pocas personas han pasado tan repentinamente de una riqueza inaudita, como era la de Job, a una completa pobreza. En un día perdió a todos sus hijos y toda su fortuna.

Job habr√≠a podido acusar a los elementos naturales: el rayo que hab√≠a matado a sus ovejas y la tempestad que hab√≠a destruido la casa donde sus hijos se hallaban reunidos. Habr√≠a podido maldecir a los saqueadores que destrozaron sus reba√Īos. ¬ŅQu√© consuelo le hubiese dado esto? ¬ŅQu√© instrucci√≥n habr√≠a recibido de ello?

En lugar de esto Job, quien conoc√≠a a Dios, discerni√≥ inmediatamente su intervenci√≥n. Sab√≠a que su prosperidad no era s√≥lo el resultado de sus esfuerzos o de circunstancias favorables, sino que todo lo deb√≠a a Dios. Asimismo acept√≥ que Dios, en su soberan√≠a y perfecta sabidur√≠a, le quitara lo que le hab√≠a dado. ‚Äú¬ŅRecibiremos de Dios el bien, y el mal no lo recibiremos?‚ÄĚ, respondi√≥ a su mujer, desesperada por las desdichas que ca√≠an sobre ellos (Job 2:10). Y bendijo el nombre del Se√Īor.

Quizá discernimos fácilmente la mano de Dios cuando nuestras condiciones de vida son favorables, pero no cuando el viento ha cambiado. Sepamos reconocer su intervención en cada prueba. Como Job, aceptémosla de parte de Dios quien, con bondad, quiere instruirnos y bendecirnos al final. En medio de la fe cristiana hay esta seguridad: Dios es amor. La recibimos aun a través de las lágrimas, con una dicha profunda y eterna.

Fuente: amen-amen.net

Ultimos comentarios
  1. baldomero soto
    • Geminiano
  2. martha elena quintanilla
  3. Ana Povea
  4. ALEJANDRA
  5. Eyra
  6. jose luis
  7. Luisa
  8. Sandra
  9. maria jesus romo
  10. Consuelo Torres
  11. Consuelo Torres
  12. Ernesto

Dejar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *