Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Compartir en Google+

¿Que es Yugo Desigual?

¿Que es Yugo Desigual?

La Biblia nos dice: “No os unáis en yugo desigual con los incrédulos; porque ¿qué compañerismo tiene la justicia con la injusticia? ¿Y qué comunión la luz con las tinieblas?” (2 CORINTIOS 6:14).
Esta figura, o ejemplo, es tomado de la ley de Moisés donde se prohibía el poner a trabajar o arar la tierra a un buey junto con un asno. El buey es un animal limpio mientras que el asno no lo es. Sus maneras de caminar, son diferentes y así consecuentemente.
¿Que es Yugo Desigual?: temas escogidos
Lo mismo es entre una persona cristiana y uno que no lo es. Nuestras éticas, manera de ver la vida, metas, motivaciones, son diferentes. Y ESTO SIEMPRE VA A TRAER PROBLEMAS.

Se usa mucho esta expresión para aconsejar a los cristianos a que no se casen con personas no cristianas. Hay personas que encuentran esto injusto, y dicen cosas como: pero hay que darle una oportunidad, así también me lo puedo o me la puedo ganar para Cristo. Pero a esas personas se les olvida algo muy importante, esto no es cuestión de opiniones, esto es consejo directo de Dios, y al final en la gran mayoría, casi en todos, el resultado es que mas fácil es para un cristianos volverse mundano que para un mundano volverse cristiano cuando se hace yugo desigual….al final, se sufre mucho.

Dios nos da el consejo para nuestro bien, si no lo oímos, El nos seguirá amando, pero las consecuencias de nuestra desobediencia nos seguirá, y sufriremos.

Pero lo de no hacer yugo desigual no se trata solo del matrimonio, sino de cualquier unión o asociación. Como por ejemplo, el hacer negocios juntos, el poner un restaurante juntos, o cosas similares. Recuerden, vivimos en este mundo, tratamos con personas de este mundo, pero el entrar en una relación de profunda intimidad, debe ser solo con cristianos.

Cuando la Biblia se refiere a Yugo Desigual lo hace en base del carácter moral, no en color, dinero u otras cosas vana. Al carácter moral y espiritual, digo, de una persona que ha “nacido de nuevo” ( vea detenidamente S. Juan 3: 3 y 5; 1:12). Lo que nos hace entender que difícilmente la luz pueda caminar de la mano con las tinieblas. Dios mira el corazón, no lo exterior. Y así nos libra -por la obediencia- de consecuencias que podrían ser nefastas para los buenos planes que El tiene para nosotros (Sal. 1: 1-3).

Ultimos comentarios
  1. Ángel Gabriel Peña Garcés

Dejar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *