Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Compartir en Google+

Una Actividad Decisiva

La lectura y el estudio de la Biblia, representan una actividad decisiva en la vida de todo cristiano. Y como repentinamente lo decidimos en los trabajos que presentamos, es increíble que existan tantos creyentes en las iglesias que no tienen el hábito de leer la Biblia en forma continua y extensa. Creemos que vale la pena llamar la atención sobre ésto, aunque algunos piensen que los artículos son reiterativos.

* Seguramente que el Estudios de las Escrituras no es algo que se pueda demandar masivamente de toda la congregación. Muchos miembros probablemente no tienen el hábito del estudio, y no se los podría poner en la disyuntiva de que considera que tienen la obligación de estudiar. Pero pensamos que tanto sepan leer, representará para todos una bendición inmensa adquirir la costumbre de la lectura extensa. En realidad, si uno comiena a leer de corrido los libros narrativos del Antiguo Testamento, o los Evangelios o Hechos de los Apóstoles, encontrará mucho placer en la lectura, y pronto podrá leer con provecho cualquier libro de la Biblia. Por otra parte, esperamos que en ninguna iglesia faltará un buen grupo de hermanos que se dediquen a la lectura y al estudio en profundidad de la Palabra de Dios, para que sean los que prediquen a todos los creyentes “todo el consejo de Dios”.

* Es que no queremos dejar de acentuar aquí, que así como la lectura y el estudio personal de las Escrituras es importante, escuchar la predicación del mensaje de todas las verdades que incluye el evangelio de Cristo, en el seno de la iglesia, en la comunión de los hermanos, representa una bendición que no se puede reemplazar con ninguna otra actividad. En Efesios 4.11-16 habla de los evangelistas, pastores y maestros que enseñan a la comunidad, para que la iglesia llegue a la madurez, de manera que las actividades de todo el cuerpo, según la actividad propia de cada miembro, reciba su crecimiento para ir edificándose en amor. Hay una riqueza especial en el culto comunitario, en la reunión de los hermanos. Ya lo dice el Salmo: “Allí envía el Señor bendición, y vida eterna”.

* Por supuesto, la única manera de leer y estudiar la Biblia, es con oración “para que, el Dios de nuestro Señor Jesucristo, el Padre de Gloria, os dé espíritu de sabiduría y de revelación en el conocimiento de él, alumbrando los ojos de vuestro entendimiento, para que sepáis cuál es la esperanza a que él os ha llamado y cuáles las riquezas de la gloria de su herencia en los santos”.

* COMPROMISO cristiano no desea ser una revista denominacional. Nuestro propósito es servir a todos los creyentes en Cristo. Como órgano de expresión de la Escuela Bíblica Evangélica, los trabajos que se publican representan el pensamiento de la Institución. Algunas diferencias que puedan aparecer, representan formas particulares de entender las verdades de las Escrituras. De todas las maneras, los autores son responsables de los artículos que firman.

* Con verdadero placer hemos visto reproducidos, en muchas revistas evangélicas iberoamericanas, artículos obtenidos de COMPROMISO cristiano. Repetimos lo dicho en alguna oportunidad anterior: Los trabajos que publicamos pueden ser reproducidos con la expresa condición de que aparezcan íntegramente, con el nombre del autor, citando el origen y enviándonos un ejemplar de la publicación. ¡Gracias!

Fuente: CompromisoCristiano.Com

Ultimos comentarios
  1. Ronald Gonzalez

Dejar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

diecisiete − diecisiete =