Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Compartir en Google+

DE LA TENTACIÓN A LA REBELIÓN SOLO HAY UN PASO (3).

1) DE LA TENTACIÓN A LA REBELIÓN SOLO HAY UN PASO

Mr. 1::14,15; Mt 4:17. Después que Juan fue encarcelado Jesús vino a Galilea predicando el evangelio del reino de Dios, diciendo: “El tiempo se ha cumplido y el reino de Dios se ha acercado; arrepentíos y creed en el evangelio.”

Jesús comenzó diciendo: EL TIEMPO SE HA CUMPLIDO. Y este tiempo del que Jesús habla es HOY. Dios habla en eterno presente. Ese tiempo se cumplió para la humanidad del año CERO, y para la humanidad del año 2012. SE CUMPLIÓ. El Verbo está entre nosotros.

Y EL REINO DE DIOS SE HA ACERCADO. Tan cerca estaba que Dios mismo caminaba entre los hombres; en la misma condición de hombre, revelándose a la humanidad. Su amor no pudo quedarse sentado en el trono mientras su máxima creación, y objeto de su amor -el hombre- clamaba por la salvación. Dios mismo en la persona de Jesús vino a rescatarlo. (Juan 3:16).

ARREPENTÍOS Y CREED EN EL EVANGELIO. Arrepentíos. Aquí es evidente que hay un problema. Veamos en primer lugar, que significa la palabra. Arrepentimiento significa pesar de haber hecho alguna cosa. En el Manual Bíblico se nos dice que significa apartarse del pecado y el egocentrismo para volverse a Dios. Para entender mejor podemos hacerlo a través de un ejemplo práctico.

Cuando un médico revisa a su paciente para buscar el origen de su enfermedad. Seguramente comienza por las señales externas tratando de descubrir la razón del malestar. Luego recetará algunas medicinas, pero a veces, no alcanza una revisación externa y se necesitan radiografías y estudios mas elaborados para saber que pasa por dentro. Así, la Palabra de Dios apunta a lo mas profundo en el corazón del hombre. Pues su corazón es la personalidad misma.

Jesús, al decir arrepentíos seguramente se estaba refiriendo a un problema del hombre que las Escrituras mostraron de antemano. La Biblia dice en Génesis 1:2 “Y creó Dios al hombre a su imagen, a imagen de Dios lo creo varón y hembra los creó.” Dios creó al hombre inocente, en estado de inocencia. Adán y Eva eran inocentes, no conociendo el bien y el mal. Eran santos, a la imagen de su creador.

La palabra inocencia sirve para designar la condición MORAL del hombre creado por Dios. El hombre fue creado en inocencia y puesto en un medio ambiente perfecto: un huerto plantado por Dios mismo, llamado Edén, que quiere decir en hebreo “una delicia”. Y los puso allí no para vivir ociosamente sino para que lo “guardase”, ejercitando su cuerpo y mente, y su alma en compañerismo con su ayuda idónea, Eva, con quien en obediencia, amor y servicio honrarían a su Creador Dios.

2) LA REVELACIÓN DE LA VOLUNTAD DE DIOS.

Dios le dio a conocer al hombre su voluntad que se resumía en:

a) Llenar la tierra

b) Sojuzgar la tierra

c) Comer solo hierbas y frutas

d) Guardar la tierra

e) abstenerse del fruto prohibido, o sea, del árbol de la ciencia del bien y del mal.

 3) EL AMBIENTE EN EL QUE VIVÍAN.

La Biblia nos relata que en el tiempo de Adán, todo lo creado era bueno. No había ferocidad en los animales, no hacía demasiado frío o calor. El hombre tenía todas las circunstancias favorables para ser feliz y llevar una vida de obediencia hacia ellas.

a) No conocía la maldad o el pecado.

b) No tenia enfermedades.

c) Tenían relación espiritual directamente con Dios.

d) Tenían dominio sobre la naturaleza.

e) Tenían el compañero idóneo, uno al otro.

4) Al estudiar la Palabra de Dios llegamos a la conclusión de que EL MAL YA EXISTÍA EN EL UNIVERSO.

Existía ya una compañía de seres inteligentes de los cuales Satanás era el jefe. El poseía aquel poder misterioso que llamamos TENTACIÓN y lo usaba tratando de influir en otros para transgredir la voluntad de Dios tal como el mismo lo había hecho. Tomando la forma de una serpiente, este espíritu caído planificó conseguir la ruina de la raza humana por medio de Eva. Y a traves de su astucia Eva tomó la fruta prohibida.

Sin embargo, aquí aprendemos también que el poder del tentador es limitado: Satanás no puede forzar la transgresión. Eva tomó por su propia elección y acto voluntario el fruto. Adán siguiendo su ejemplo, compartió su desobediencia y sus trágicas consecuencias. En el día que desobedecieron, tal como Dios lo había establecido, la muerte física y espiritual llegó a ser su herencia.

Más del árbol de la ciencia del Bien y del Mal no comerás porque el día que de él comieres, ciertamente morirás.” (Gn. 2:17). Debemos reconocer que la muerte, es un castigo sobre la raza humana y demás seres de la creación, no es una cosas natural, ni fue el deseo de Dios para el hombre. Como algunos equivocadamente creen. Y que seguiremos desarrollando en las sucesivas entregas de este material.

Tengamos presentes, que una compresión bien clara de la doctrina del pecado y la rebelión del hombre es indispensable para un buen desarrollo de la enseñanza, cuando de educación cristiana se trata.

Ultimos comentarios
  1. jos
    • Efigenia
      • admin
  2. maria del pilar cabrera solis
  3. Miguel Nieves
  4. jorge rodriguez
  5. admin

Dejar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

dieciseis + 12 =