El Arrepentimiento Verdadero: ¿Qué Produce? (5)

LA BASE DEL CRISTIANISMO ES EL ARREPENTIMIENTO

Reflexión: Examínate y ve si has olvidado como sentirte arrepentido. Leer Salmo 51.

Tres condiciones básicas para el arrepentimiento:

1) Confesión: decir, expresar.

2) Convicción: sentirse culpable.

3) Contricción: sentirse triste.

EL ARREPENTIMIENTO VERDADERO: ¿QUE PRODUCE?

Trae revelación y perdón. En Lc. 23:39-43 tenemos un claro ejemplo de arrepentimiento: Uno de los malhechores que estaban colgados le injuriaba diciendo: “Si tú eres el Cristo, sálvate a ti mismo y a nosotros.” Vemos aquí a dos personas en la misma circunstancia con actitudes totalmente distintas.

v.40. Respondiendo el otro, le reprendió diciendo: ¿Ni aun temes tú a Dios estando en la misma condenación?

v.41. Nosotros a la verdad, justamente padecemos porque recibimos lo que merecieron

nuestros hechos mas éste ningún mal hizo.

v.42. y dijo a Jesús: acuérdate de mí cuando vengas en tu reino.

Al primero sólo le preocupaba su tan comprometida situación; estaba molesto por haber sido descubierto – ni avergonzado ni arrepentido, pensando sólo en salvar su pellejo.

El otro en cambio, sentaba bases de su arrepentimiento:

1.Temía a Dios

2.Reconoció su culpa

3.Se identificócon la falta

4.Admitió un merecido castigo por la culpa

5.Reconoció la necesidad de un salvador.

El arrepentimiento trae revelación.

El ladrón arrepentido nunca antes había hablado con Jesús. Le dijo: “Cuando vengas en tu reino”. Estaba hablando Escrituralmente: Jesús lo enseño a sus discípulos – “Vénganos tu reino” pero al ladrón le fue revelado.

v.43 Entonces Jesús le dijo: “De cierto te digo que hoy estarás conmigo en el paraíso.”

El único medio para alcanzar revelación y perdón es el arrepentimiento.

PASOS CORRECTOS PARA UN VERDADERO ARREPENTIMIENTO

1.Reconocer que la culpa tiene un merecido castigo. Ro.6:23

2.Confesar con tristeza por nuestros pecados. 2 Co.7:9,10; Sal.51:16,17.

3.Renunciar a todo pecado – todo lo que ofende a Dios. Is.55:7.

4.Confesar la necesidad de un salvador. Jn.3:16; He.2:3; I P.3:18,19.

Examinemos las últimas palabras de Jesús en el v.15 de Marcos 1. “Creed en el evangelio.”

Vamos a compartir una conversación muy interesante y muy reveladora: Juan 3:1-7.

Los hombres necesitaban un nacimiento espiritual – completamente nuevo – para poder entrar en el reino de Dios.

La nueva era que Jesús anunciaba no iba a estar limitada por el antiguo ciclo del nacimiento y la muerte física. Era un comienzo radicalmente nuevo, una nueva calidad de vida: LA VIDA ETERNA.

Juan 3:1. Había un hombre de los fariseos que se llamaba Nicodemo, un principal entre los judíos. Nicodemo era una persona importante en la ciudad de Jerusalen. Era fariseo, lo que quiere decir que estudiaba las Escrituras y pasaba mucho tiempo en el templo. Era un gobernante de los judíos y maestro en Israel, la gente buscaba a Nicodemo para que les enseñara y aconsejara. El era el maestro.

Sin embargo, este hombre tan importante tenía muchas preguntas. Tenía un problema que no podía alcanzar a resolver por símismo.

Nicodemo ciertamente había escuchado mucho acerca del Señor Jesús. Quizás se dijo a si mismo: Yo sé que este hombre es un maestro sabio; debo tener una conversación con él.

v.2 Entonces vino a Jesús de noche y le dijo: Rabí sabemos que has venido de Dios como maestro porque nadie puede hacer estas señales que tú haces si no está Dios con él. Jesús lo escuchaba y sabía cuál era su verdadera necesidad, de modo que le dijo… v.3 De cierto, de cierto (ésto es seguro) te digo que el que no naciere de nuevo no puede ver el reino de Dios. Nicodemo venía en busca del maestro sabio. Jesús quería decirle: Nicodemo, tú no necesitan un maestro, necesitas un salvador, alguien que pueda quitar tu pecado: tú necesitas un nuevo nacimiento.

Nicodemo no entendía. Hizo la pregunta que todos hubiéramos hecho: ¿Cómo puede un hombre nacer siendo viejo? ¡Eso es imposible! Si aun eso fuera posible y pudieras volver a nacer y ser un bebé como al principio, estarías en las mismas condiciones en que estas ahora.

Salmo 51:5: “He aquíen maldad he sido formado y en pecado me concibiómi madre.”

Luego Jesús le explicó cuidadosamente que hay dos clases de nacimientos: un nacimiento físico y un nacimiento espiritual.

v.6. Lo que es nacido de la carne, carne es y lo que es nacido del Espíritu espíritu es.

v.7. no te maravilles de que te dije: Os es necesario nacer de nuevo.

Necesario significa algo que no puede dejar de suceder.

Nicodemo tenía muchas preguntas: ¿Cómo puede hacerse ésto? Jesús le dijo: ¿Eres tú maestro de Israel y no sabes ésto?

Esto parece una enseñanza de niños, pero Jesús se lo estaba enseñando precisamente a un gran maestro de Israel, maestro de las Escrituras y Jesús le dijo: ¡No sabes ésto!

Cuidado, yo he oído un pastor que lideraba una iglesia cristiana sin haber nacido de nuevo.

El arrepentimiento, el nacer del Espíritu y creer en el evangelio son bases que Jesús estableció para su Iglesia.

También le dice que así como al hombre le es necesario nacer de nuevo, a Jesús, también debía sucederle lo que dice el v.14 “Y como Moisés levantó la serpiente en el desierto, así es NECESARIO que el Hijo del Hombre sea levantado para que todo aquel que en el cree no se pierda mas tenga vida eterna.

Y ésto era NECESARIO. Porque de tal manera amo Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna.

v. 17. Porque no envióDios a su Hijo al mundo para condenar al mundo sino para que el mundo sea salvo por por el.

v.18 El que en él cree, pero el que no cree, ya ha sido condenado, porque no ha creído en el nombre del unigénito Hijo de Dios.

La convicción de pecado, la maravilla del perdón y la santidad están tan estrechamente entrelazados que sólo el hombre perdonado es EL HOMBRE SANTO.

Vida Cristiana, es un tema que nos llevará a a sentar bases y cimientos. Durante este período me esforzaré por conseguir que en el corazón de cada uno de nosotros se queden grabadas para siempre las verdades básicas que el Señor nos enseñó con el fin de experimentar un verdadero arrepentimiento, y así nacer verdaderamente de nuevo.

Cuando pensamos en educación cristiana “oiremos” : Es el proceso de formación de la persona a la imagen de Cristo.

Cuando pensemos en el único medio para alcanzar revelación y perdón, “oiremos” : Arrepentimiento.

Si nos preguntamos ¿Cómo entrar en el reino de Dios? Responderemos: Es necesario nacer de nuevo.

Y ¿qué es el reino de Dios? La respuesta será: Cristo Jesús morando en mi vida – viviendo dentro de mí. (El gobierno de Dios en mí).

Cuando necesite seguridad de la salvación, diré: Creo en Jesús. (Jn.1:12)

Pero también iremos tornando ejemplos de las personas que estuvieron cerca de Jesús para enriquecer nuestra vida cristiana, ¿qué aprendí de Nicodemo?

HUMILDAD. El era un maestro, un principal y tomar la decisión de arriesgarse a buscar a Jesús para preguntarle sobre sus dudas, seguramente él sabía que su entorno no le permitiría ir a Jesús; pero él decidió hacerlo, y de noche. Me imagino que se habrá tapado muy bien, ocultándose para que nadie le reconociera y se habrá percatado bien de que nadie lo siguiera.

Y yo doy gracias a Dios por personas como Nicodemo que dejando de lado todo prejuicio, BUSCO LA VERDAD y gracias a él, hoy tenemos esa enseñanza magistral de Jesús, que nos abre las puertas de la entrada al reino de los cielos: Juan capítulo 3.

A Nicodemo no le importó sentarse delante del hijo del carpintero para recibir sabiduría y nada me alegra tanto que leer Juan 19:38,39, porque esta escritura me da la alegría de saber que Nicodemo alcanzó la salvación en Cristo Jesús. Alcanzó la sabiduría y la revelación en el conocimiento de la persona de Jesús.

Ultimos comentarios
  1. admin
  2. Samuel

Dejar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *